Los sindicatos denuncian el «caos policial» en la evacuación del atentado de La Peña

Erne critica la falta de ambulancias, las «nulas» comunicaciones y la escasa formación de los agentes Interior atribuye el fallo en las transmisiones al uso de inhibidores

DESTRUCCIÓN. Un familiar de Francisco, el regente de la casa del pueblo de La Peña atacada por ETA, participaba, ayer, en las tareas de desescombro del local. / FERNANDO GÓMEZ/
DESTRUCCIÓN. Un familiar de Francisco, el regente de la casa del pueblo de La Peña atacada por ETA, participaba, ayer, en las tareas de desescombro del local. / FERNANDO GÓMEZ

Los sindicatos de la Ertzaintza han criticado duramente al Departamento de Interior por la gestión de la evacuación de los vecinos del barrio de La Peña, en Bilbao, después de que una patrulla descubriera una bomba de ETA. El jueves fue CC OO quien reprochó las palabras triunfalistas del consejero Javier Balza sobre los protocolos que se aplicaron en el incidente e indicó que, «si no hubo muertes, fue por suerte».

Ayer, Erne, el sindicato mayoritario de la Policía vasca, aseguró que la evacuación «fue un auténtico caos» y atribuyó los problemas registrados durante la noche en el barrio de La Peña a «la falta de medios técnicos, de formación en el colectivo y de vehículos policiales con medidas de seguridad», además de a la «inexistencia de ambulancias cuando fueron requeridas». «Balza debería preguntarse como pueden sufrir heridas siete ertzainas y él declararse satisfecho de lo sucedido», añadieron.

En su comunicado, Erne destacó los problemas en las transmisiones como una de las principales irregularidades detectadas en la evacuación. La bomba había sido descubierta a las cinco de la mañana por una patrulla que solicitó refuerzos y comenzó a desalojar las viviendas cercanas. A las cinco y media, ETA anunció que el explosivo iba a estallar en treinta minutos, pero este mensaje no llegó a todos los agentes que en ese momento ayudaban a los vecinos a refugiarse en un lugar seguro. «Se vivió un auténtico caos como consecuencia de que las comunicaciones entre los ertzainas que participaban en el operativo fueron prácticamente nulas».

El Departamento de Interior desveló ayer, tras el comunicado de Erne, que los fallos de comunicación se debieron a la activación de perturbadores de frecuencia para bloquear el uso de mandos a distancia por parte de los terroristas. «El Departamento de Interior siempre se ha resistido a dar a conocer las medidas concretas de actuación o autoprotección, pero la gravísima acusación de Erne no deja otra solución que explicar a la sociedad vasca que cuando actúa la unidad de explosivos se pone en funcionamiento una técnica de perturbación de frecuencias que crea una burbuja que protege a los ertzainas de una posible trampa por parte de los terroristas», señaló el departamento. «La actuación de los ertzainas fue excelente, las medidas de autoprotección funcionaron a la perfección y el protocolo establecido para este tipo de casos se demostró absolutamente eficaz», insistió.

La consejería que dirige Javier Balza no respondió a otras cuestiones que planteó el sindicato, como la falta de ambulancias, la ausencia de vehículos con medidas de seguridad o la falta de formación de los policías vascos. La central mayoritaria lleva denunciando desde el fin de la tregua de ETA la ausencia de medidas de seguridad de la Ertzaintza y la, a su juicio, equivocada política de protección de los agentes vascos que sigue Javier Balza. «Interior desprecia la seguridad de los ertzainas, al empeorar los medios materiales y personales; al modificar las instrucciones que ponen en riesgo la seguridad de los agentes», señala la central.

Falta de detenciones

Erne quiso subrayar también ayer otro de los datos denunciados el día antes por Comisiones Obreras. Según su comunicado, el consejero de Interior «ha dejado de lado la seguridad de los ertzainas y también el objetivo de poner los medios e instrucciones necesarios para que se detenga a los terroristas». CC OO había reclamado en este sentido a Interior una explicación «creíble» de por qué la Policía vasca no ha detenido a ningún miembro de ETA desde hace varios años, pese a que quinientas personas están asignadas a estas funciones.

En su respuesta, Balza precisó en un comunicado que la Ertzaintza carece de los mismos medios que otros cuerpos policiales, en una aparente referencia a la presencia de las Fuerzas de Seguridad del Estado en Francia sin mencionarla. El consejero pidió que se eliminen las «trabas políticas» a la Policía vasca.