La Policía detiene a diez acusados de dirigir la 'kale borroka' en Guipúzcoa

Los arrestados, a los que se atribuye una veintena de sabotajes desde 2005, iban a iniciar una campaña de acoso contra un edil del PSE de Rentería

O. B. DE O.
SAN SEBASTIÁN. Agentes de la Policía Nacional conducen a una detenida a comisaría. / EFE/
SAN SEBASTIÁN. Agentes de la Policía Nacional conducen a una detenida a comisaría. / EFE

El Cuerpo Nacional de Policía continuó ayer con su campaña de operaciones contra la violencia callejera y detuvo en Guipúzcoa a diez personas por su presunta vinculación con una veintena de sabotajes registrados en Rentería, Oiartzun y Lezo desde el año 2005. En el dispositivo, coordinado por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande Marlaska, la Policía se incautó de material informático, abundante documentación y escritos de Segi, la formación ilegal que sustituyó a Jarrai.

Los policías también han localizado en uno de los locales registrados una gran cantidad de pegatinas en las que se podía ver la cara de un concejal del PSE de Rentería en medio de una diana. Según distintas fuentes consultadas, este material iba a ser destinado a una inminente campaña de acoso al concejal, en sintonía con las directrices contra el partido socialista que ETA ha hecho públicas en los últimos comunicados.

El Ministerio de Interior imputa a los detenidos acciones contra las fuerzas de seguridad como el lanzamiento de 'cócteles molotov' contra la comisaría de la Ertzaintza de Rentería, en agosto de 2005, o el ataque con botellas incendiarias contra el domicilio particular de un agente de la Policía vasca, en diciembre de ese mismo año. En febrero de este año, los acusados participaron, según la acusación del Ministerio, en el ataque a varios agentes del Cuerpo Nacional de Policía de paisano a los que habían reconocido en la calle.

Suministro eléctrico

La lista de acusaciones del departamento que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba se extiende también a los ataques contra el juzgado de paz de Rentería y la oficina de Correos de Lezo; la quema de la estación de Eusko Tren en el barrio de Gaztaño y el ataque a un concesionario Renault de Oiartzun. Asimismo, los arrestados han sido acusados de haber incendiado en abril de 2005 un transformador en Lezo que dejó sin suministro eléctrico a 7.600 vecinos. El pasado 10 de febrero quemaron una subestación eléctrica, también en Lezo, ataque que dejó sin electricidad durante tres horas a los pueblos de Rentería, Oiartzun y Pasaia. En uno de sus ataques quemaron un garaje utilizado por Telefónica y destruyeron nueve vehículos de la empresa de telecomunicaciones.

Los detenidos, que han sido trasladados a la sede central de Cuerpo Nacional de Policía en Canillas, son J. M.O, de 21 años; A. E.O., de 23; H. I.U., de 27; X.L., de 22; H. A., de 21; G. E., 23; B. B.; de 24; A. A., de 22 y A. F., de 20. El décimo arrestado es J. A., de 21 años. En su detención, practicada en Mondragón, se produjeron incidentes cuando un grupo de personas intentó impedir la operación policial. En los disturbios fueron detenidas tres personas a las que se ha acusado de atentado, resistencia y desobediencia. Estas tres personas serán puestas a disposición judicial en las próximas horas. Seis de los arrestados son naturales de Rentería, dos de Oiartzun, uno de Pasaia y otro de San Sebastián.

Los registros se extendieron a los locales de la sociedad Landare de Rentería y el gaztetxe Kataxulo de Oiartzun. La Policía investiga si estos lugares servían de puntos de reunión o habían sido utilizados también para fabricar artefactos incendiarios que posteriormente fueron empleados en sabotajes. Los policías, en este sentido, localizaron material químico que está siendo analizado.

En los últimos nueve meses, el Cuerpo Nacional de Policía ha desarrollado siete operaciones contra la 'kale borroka' en la que ha arrestado a 61 personas. El Ministerio de Interior enmarcó los arrestos en «una amplia estrategia policial y judicial contra la el terrorismo callejero en el País Vasco y Navarra».