La crisis inmobiliaria castiga a Vizcaya al venderse 3.000 pisos menos que en 2006

El precio del metro cuadrado de la vivienda usada bajó un 2%, aunque la vivienda nueva sigue su escalada de precios

LUIS GÓMEZ |BILBAO

La Asociación de Constructores y Promotores de Vizcaya (Ascobi) ha puesto cifras hoy a la crisis inmobiliaria. Durante el año pasado, sólo se vendieron 13.200 viviendas en el territorio, casi 3.000 menos que en 2006, lo que supone un descenso cercano al 18%. Volvió a pronunciarse el descenso en la construcción de pisos protegidos, donde sólo se levantan el 19% de la edificaciones sociales promovidas por el Gobierno vasco en el conjunto de la comunidad autónoma.

Aunque la vivienda nueva sigue su escalada de precios (un 5,65%, equivalente a 4.172 euros el metro cuadrado), el precio medio del metro cuadrado de la usada experimentó un receso de casi el 2% (3.971 euros). La incertidumbre que vive el mercado también pasa factura a la hora de concretar las transacciones, ya que se necesitan 156 días de media para venderlos frente a los 122 de 2006. El gerente de Ascobi, Iñaki Urresti, también ha advertido del «estancamiento» de la población ocupada en el sector de la construcción: 47.600 personas frente a las 49.000 empleadas en 2002.

El gerente de Ascobi, Iñaki Urresti, ha considerado que el elevado volumen de licitación de obra pública existente, pese al ligero retroceso de 2007, permite augurar que en los próximos años se va a mantener el nivel de actividad del sector. Ha señalado que las cifras de la licitación de obra pública, que en Euskadi alcanzaron en 2007 los 2.967,9 millones de euros (1.536,7 millones en Vizcaya) frente a los 3.289,2 millones de 2006 (1.682,78 en Vizcaya), hacen ser optimistas, aunque en materia de edificación residencial la situación es de "incertidumbre".

El representante empresarial ha augurado un descenso de la promoción de vivienda nueva en el territorio en el plazo de unos dos ó tres años Ha señalado, por ello, que la "corrección" de los precios de la vivienda nueva que se prevé en el sector no llegará, en su opinión, a "los niveles en los que se está hablando" en el actual contexto de expectativa de bajada de precios.