EB y Aralar decidirán sobre las mociones caso por caso

EL CORREO

Ezker Batua y Aralar echaron ayer balones fuera sobre el asunto de las mociones de censura contra los cargos de ANV, un proceso que echará andar mañana mismo, cuando el PNV empiece a pedir la dimisión de los representantes aeneuvistas por su negativa a condenar las amenazas de ETA. Ninguno de los dos partidos definió una postura concreta al respecto y ambos aplazaron su decisión al estudio concreto de los distintos casos que se planteen.

EB se limitó a informar ayer de que valorará y analizará las distintas iniciativas «a medida que se vayan presentando» y decidirá en función de las circunstancias de cada caso. En Mondragón, la formación de Javier Madrazo había decidido apoyar la moción si hubiese tenido opciones de salir adelante a pesar de la firme oposición de sus dos ediles a la medida.

Más se extendió el coordinador de Aralar -que, en principio, no estaba dispuesta a desalojar a la alcaldesa Galparsoro-, Patxi Zabaleta, que puntualizó que su formación exigirá al resto de fuerzas «un mínimo ético» que será «la referencia» para actuar en cada caso.

Zabaleta y su 'número dos', Jon Abril, aseguraron que la postura de Aralar es «muy clara». «Todos los derechos para todas las personas siempre», apuntaron, en alusión a la exigencia a ANV para que defienda los derechos humanos, pero también al resto de partidos para que abanderen los «derechos políticos», en referencia a la ilegalización de fuerzas de la órbita radical. «Desde esa perspectiva tomaremos las decisiones en cada momento», anunciaron, al tiempo que apuntaron también la importancia de consensuar los «programas de gobierno» alternativos.