El Euskaltel alista a Antón

El corredor del Euskaltel realizó ayer una prueba 'tras moto' y se sintió muy recuperado de su lesión, por lo que el equipo vasco cuenta con él para iniciar mañana la Vuelta al País Vasco

J. GÓMEZ PEÑA
A LA VUELTA. Antón está inscrito en la ronda vasca. / EL CORREO/
A LA VUELTA. Antón está inscrito en la ronda vasca. / EL CORREO

A los tendones, como a los músculos, hay que preguntarles. Y no valen cuestiones teóricas, sino prácticas. Ayer, Igor Antón salió a examinarse. En bicicleta y tras moto. Dos horas a tope. Calcando el ritmo que encontrará desde mañana en la Vuelta al País Vasco. Escribió a pedales un cuestionario para sus dos talones de Aquiles, dañados desde la pasada París-Niza. Los ligamentos contestaron bien. «Nos ha dicho que se ha encontrado bien», confirmó Igor González de Galdeano, secretario técnico del Euskaltel-Euskadi. «Si mañana -por hoy- no se levanta con dolores, estará en la salida de Legazpia». Alistado.

«Igor está bien de forma. Hay que arriesgar», apuesta el preparador vitoriano. «Es más una molestia que un dolor», distingue. Galdeano está seguro de que podrá alinear a su escalador. Sólo le resta una duda. A resolver con el paso de apenas unas horas. «Igor corrió en Llodio y se encontró bien, pero al día siguiente se levantó con algo de líquido en el tendón». Es una dolencia de efecto retardado. Persistente. Se cura con descanso. Pero esa terapia no cuadra con las fechas de la Vuelta al País Vasco, el primer objetivo del año para el ciclista de Galdakao.

A Antón, la picadura en los talones le vino bajo el frío y la lluvia de la París-Niza. Por eso, los ojos del equipo naranja llevan días repasando el parte meteorológico. Malo. El lunes habla de lluvia. Mejora el martes y recae desde el miércoles. «Al parecer, el peor día será el viernes», rumia Galdeano. El viernes toca 'etapa reina', la de Aia y Orio. «Aun así, en principio Antón correrá», asegura. Sólo una recaída de última hora dejaría un hueco libre en la escuadra, a ocupar por Velasco.

Sin Samuel Sánchez, centrado en la preparación de su retorno al Tour, y sin Haimar Zubeldia, el Euskaltel-Euskadi deja la Vuelta al País Vasco en manos de Mikel Astarloza y Egoi Martínez. Corredores de fondo pero de escasa pegada. Astarloza dice que está al «cien por cien». Con 73 kilos, sólo uno por encima de su peso en el Tour. La ronda se decidirá en su campo de entrenamiento. «Y la crono final me va. Es la más larga de los últimos años». A su lado estará el navarro Egoi Martínez: comodín. Un ciclista libre, con salvoconducto para buscar un triunfo de etapa, la meta del equipo en su carrera.

«Contador, favorito»

«Mikel Astarloza es nuestra apuesta principal para esta Vuelta», subraya Galdeano. Frente a los mejores: Contador, Evans, Rebellin, el Saunier Duval (Ricco y Marchante), el CSC (Sastre, Julich y los hermanos Schleck), el Rabobank (Dekker y Gesink), el Caisse d'Epargne (León Sánchez y David López), el Quick Step (Garate y Barredo) o el Lampre (Cunego y Vila). Tremendo nivel. «Esta vez no llevaremos nosotros el mando de la carrera. Jugaremos al contraataque», planea Galdeano. «No somos los favoritos. Ese puesto lo ocupa Contador», prosigue.

Hasta que llega el Tour de Francia, la Vuelta al País Vasco es siempre la primera meta del Euskaltel-Euskadi. Así ha sido en sus quince años de biografía. Desde el inicio: desde aquel sector matinal de la edición de 1994; entre Bera de Bidasoa y Azpeitia; con Agustín Sagasti boqueando sobre el manillar y sin casi oxígeno para celebrar el primer triunfo del equipo vasco en la ronda. Aquel año ganó Rominger y Cabestany, en el pueto 37, fue el líder del viejo Euskadi.

Hasta 2000 no se cogió altura para pelear por el podio. Jalabert, Belli y Rebellin dejaron en cuarto lugar a Bingen Fernández. El Euskaltel se elevaba. Un año después sólo Rumsas pudo impedir la victoria de Alberto Martínez. Cada vez más cerca. El elegido para inaugurar la cuenta fue Mayo, el ciclista más impactante en la historia del equipo. Arrolló en la edición de 2003 y fue segundo, tras Menchov, una temporada después. Desde entonces, el testigo lo ha sostenido Samuel Sánchez, certero en las etapas, aunque sin 'punch' para la general. El Saunier Duval de Gómez Marchante y Cobo pudieron con él. Este año, el asturiano ha renunciado a todo por el Tour. Su puesto es para Astarloza y, si no hay recaída, para Antón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos