El PNV dice que «en pocos días» empezará a buscar acuerdos para desalojar a ANV

Erkoreka garantiza que no se escudará en los plazos para dar largas a las mociones de censura

O. BARRIUSO O.BARRIUSO@DIARIO-ELCORREO.COM

El PNV garantizó ayer que no se escudará en los plazos que el propio partido jeltzale ha marcado para «prorrogar 'sine die'» el impulso de las medidas necesarias para desalojar a los cargos de ANV de sus responsabilidades institucionales si no se desmarcan de ETA. El PSOE les ha conminado a pasar de las palabras a los hechos cuanto antes y ayer volvió a hacerlo por boca de su portavoz parlamentario, José Antonio Alonso. Su homólogo peneuvista, Josu Erkoreka, aseguró, a preguntas de los periodistas tras reunirse con el PSOE, que «en pocos días» su formación comenzará a dar los pasos previstos en el documento que el EBB redactó para rectificar la posición de Joseba Egibar, que en primera instancia se negó a respaldar la moción de censura contra la alcaldesa radical de Mondragón.

En sintonía con las palabras del jueves de Iñigo Urkullu, Erkoreka abogó por conceder a ANV el beneficio de la duda durante un breve período, aunque ayer insistieron en no condenar ni tan siquiera comentar las amenazas de ETA a militantes socialistas. Ésta es la primera hipótesis que planteaba el PNV en su escrito; la segunda pasaba por exigir la dimisión de todos los cargos aeneuvistas.

El tercer paso -pasar a la acción mediante mociones de censura o «reprobaciones» personales- requiere, según Erkoreka, de la actuación «conjunta y consensuada» de los partidos antes de plantear las iniciativas institucionales pertinentes, sin que nadie busque «protagonismo» o «rentabilidades personales». Cabe la posibilidad de que en su reunión del lunes el EBB dé luz verde para que se acelere el proceso y comiencen las reuniones municipio a municipio, aunque posiblemente las mociones de censura tarden algo más en llevarse a efecto.

Lo que sí quiso dejar claro Erkoreka es que el 'caso Mondragón' no ha interferido en sus relaciones con los socialistas ni en las posibilidades de que el PNV sea uno de los socios preferentes de José Luis Rodríguez Zapatero a lo largo de la legislatura.También el PSOE lo da por superado, siempre y cuando las palabras de Urkullu no queden en agua de borrajas.