¿Llegó el hombre prehistórico a América desde el golfo de Vizcaya?

L. A. G.

El mundo era muy diferente a finales de la Edad del Hielo, cuando el hombre conquistó América. En Europa, los hielos perpetuos llegaban hasta la latitud a la que se encuentra París, las Islas Británicas estaban bajo 1,5 kilómetros de hielo y Escandinavia, bajo 3. Fue esa la Europa que conocieron los primeros humanos de nuestra especie que abandonaron África y en cuyo Arco Atlántico francoespañol se desarrolló la cultura solutrense: su cénit fue el arte rupestre, el de las cuevas de Altamira, Lascaux, Ekain y Santimamiñe.

Una punta de sílex desenterrada en el yacimiento estadounidense de Cactus Hill (Virginia), y datada entre hace 17.000 y 15.000 años, llevó en 1999 a los arqueólogos Dennis Stanford, de la Institución Smithsoniana, y Bruce Bradley, de la Universidad de Exeter, a plantear una hipótesis revolucionaria. Partiendo del parecido de la pieza con los útiles de la cultura solutrense, propusieron que hombres prehistóricos de la zona del golfo de Vizcaya y el Cantábrico podrían haber llegado hasta América con sus conocimientos a cuestas. Los habitantes del Arco Atlántico sobrevivían a duras penas al borde de un Cantábrico que se limitaba a una estrecha lengua de agua limitada pocos kilómetros al norte por el hielo y, según Stanford y Bradley, pudieron adentrarse en el mar en pequeñas embarcaciones y acabar al otro lado del océano.

La hipótesis solutrense del poblamiento de América tiene pocos partidarios porque choca con muchos inconvenientes, el mayor de los cuales es lo circunstancial de las pruebas. Si bien la punta de Cactus Hill asemeja una solutrense, eso no es suficiente para apoyar una transmisión de conocimiento. A lo largo de la Historia, el ser humano ha llegado independientemente a soluciones similares para los mismos problemas en diferentes partes del globo y épocas: la agricultura surgió en Mesopotamia, pero también en América Central y el Sudeste asiático; las pirámides se levantaron en Egipto y América Central también independientemente. Además, aunque fuera posible que cruzaran el Atlántico, eso no significa que los solutrenses lo hicieran y, de hacerlo, ¿por qué no se llevaron con ellos el arte rupestre?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos