Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Local

Estás en: El Correo Digital > Local
VIZCAYA
Feve despega en La Concordia
La empresa ferroviaria construye un puesto de mando en Bilbao que controlará de forma automática sus líneas de viajeros a Balmaseda, León y Santander en 391 kilómetros de vía
29.03.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Feve despega en La Concordia
La estación de santander. Feve reformará los dos edificios del andén. / MAITE BARTOLOMé
La compañía Feve, célebre en Bilbao por su centenaria estación a Santander y su magnífica arquitectura modernista, afronta una revolución tecnológica de largo recorrido en el tráfico ferroviario. Tras renovar flotas y andenes, la empresa ha decidido construir en la terminal de La Concordia un centro de control del tráfico que le permitirá subirse al tren de la modernidad y encarar con garantías sus retos en la cornisa cantábrica. Este puesto de mando está concebido para regular de forma automática y a distancia la circulación de los trenes. En principio, el sistema se incorporará a la línea de Balmaseda, que mejorará el proceso de telemando actual, pero tiene la vocación y utilidad para asumir también los otros dos servicios de pasajeros con salida y destino en la capital vizcaína: Santander y La Robla (León). En total, tendrá a su recaudo 391 kilómetros de vías.

La obra ya está en marcha. El consejo de administración de Feve adjudicó el 31 de enero la construcción del puesto de mando por un importe de 1.148.084 euros. Este equipamiento será habilitado en el interior de uno de los dos edificios que hay en el andén de La Concordia, sin necesidad de echarlo abajo. Para ello los técnicos tendrán que vaciar el inmueble, de dos plantas, eliminar el forjado y los pilares, y dejar un único espacio diáfano, puesto que toda sala de control de entidad no debe contar con obstáculos que dificulten la vista de los operadores. Se trata de hacer una casa dentro de otra, con una nueva estructura.

Esta delicada tarea ha quedado en manos de la firma de arquitectura IMB, un estudio ubicado en Bilbao con gran experiencia en tajos ferroviarios -es autora de la estación de Amezola y coordina el soterramiento de Feve a su paso por Basurto, entre otras obras-.

El bloque contará con una grada para que el público pueda conocer a través de un mirador acristalado cómo se controla el tráfico ferroviario, el 'cerebro' de Feve. Este servicio es más que un gesto de acercamiento a los usuarios, ya que supone la apertura efectiva de la estación de La Concordia a la ciudad. Los trabajos comienzan este martes, lo que obliga a trasladar de forma provisional a la plantilla de Feve -unas 30 personas en la estación de Bilbao- a unas oficinas de Renfe en Abando. Sólo se mantendrán en la calle Bailén los trabajadores imprescindibles para el control de la circulación de trenes.

Los operadores supervisan el funcionamiento automático y toman el mando cuando la situación lo requiere. Además del tráfico, controlan las infraestructuras, una parte importante porque recogen las estaciones eléctricas que alimentan los convoyes. Su importancia será mayor, pues Feve ultima la introducción de electricidad en todos los trayectos de largo recorrido, en lugar del gasóleo. En la actualidad, todas estas operaciones se realizan en una pequeña sala de La Concordia llena de pantallas de ordenador que difunden la situación de las líneas: pasos a nivel, señales, cambio de agujas, itinerarios, barreras, desdoblamientos... El programa informático avisa en caso de fallo humano y lo corrige.

El nuevo puesto de mando mejorará el control y las condiciones de trabajo. Un panel frontal expondrá el estado de la red en dos filas de retroproyectores cada una. En la sala se habilitarán hasta cinco puestos dotados de pantallas individuales con información concreta sobre estaciones para facilitar el seguimiento a los operadores. También ayudará a ello el aislamiento acústico y térmico -las pantallas generan calor-.

El centro de control del tráfico estará operativo en noviembre. Entonces, despegará y tomará el mando de la línea Bilbao-Balmaseda, aunque el objetivo de Feve es que los otros dos servicios se incluyan en la operación, lo que sumará 31 estaciones en casi 400 kilómetros de red. El tramo vizcaíno Aranguren-Carranza, de la vía de Santander, ultima ya la instalación del bloqueo automático.

Por teléfono

Tanto esta línea como la de León se controlan de otra forma, más rudimentaria: el jefe de estación comunica por teléfono la salida de un tren y anota por escrito los pasos en un registro. Las conversaciones se realizan a través de una red interna, algunas de fibra óptica. La Robla va algo a la zaga, pues las comunicaciones son por radio -el recorrido de Cantabria está mejor equipado porque por aquí circulan las mercancías, claves en la actividad de Feve entre Asturias y Basauri-.

El segundo edificio de La Concordia también será transformado -el proyecto está en fase de redacción-. Será la puerta de entrada a la sala de control en las visitas organizadas. Acogerá un auditorio, salas de reunión -una para un gabinete de crisis en caso de incidente grave- y de descanso para los operadores, ya que se les resiente la vista de tanta concentración. En marzo de 2009, el nuevo bloque abrirá sus puertas a visitantes y al personal de Feve. Pese a subirse al tren de la modernidad, hay tradiciones que no cambiarán. El maquinista seguirá llevando en la cabina un equipo de banderolas para comunicarse con el lenguaje ferroviario de toda la vida, por si algo falla.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
Vocento
SarenetRSS