Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Local

Estás en: El Correo Digital > Local
transportes
La Variante Sur ferroviaria se abrirá paso entre montañas con al menos 12 túneles

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La imponente 'Supersur' tiene su equivalente en forma de raíles: la Variante Sur ferroviaria. Al igual que la infraestructura viaria más cara en la historia de Vizcaya, el itinerario del tren se asemejará a una carrera de obstáculos a lo largo de los 18 kilómetros que separan la boca del túnel del Serantes de la futura 'Y' vasca en Basauri. El Ministerio de Fomento ha dado forma a un sinuoso proyecto de trazado en su recién culminado estudio informativo. En el mejor de los casos, serán necesarios doce túneles y cuatro viaductos -podrían llegar a convertirse en quince y cinco, respectivamente- para abrir paso al recorrido entre las montañas de la cuenca minera y el alto Nervión con el doble objetivo de aumentar el tráfico de mercancías del 'Superpuerto' y alejar los convoyes de los núcleos urbanos.

Más del 80% de la variante irá soterrada. Algo que, junto a la complicada orografía de la zona, encarecerá la delicada operación hasta más allá de los 600 millones de euros. La probable circulación de trenes de pasajeros por el nuevo eje, una puerta que el plan deja abierta de par en par, ayudaría a mitigar ese impacto económico.

El recorrido tiene su origen en Ortuella. A la altura de Nocedal, verán la luz los trenes procedentes del Puerto a través de la larga galería bajo el Serantes. La ruta empalmará con las vías procedentes del pasaje en el polígono Abra Industrial y se dividirá en dos túneles. Ambos confluirán en una trinchera en las inmediaciones del barrio de La Ralera, punto donde se conectaría más adelante con el corredor de alta velocidad Santander-Bilbao, una vieja aspiración del Gobierno cántabro encabezado por el regionalista Miguel Ángel Revilla.

El trazado saldrá a la superficie en las cercanías de La Balsa antes de soterrarse a su paso por Trapagaran. Ya al sur de la zona de Zaballa, un viaducto conducirá el itinerario hacia otro túnel de tres kilómetros que tocará a su fin en las proximidades del polideportivo baracaldés de Gorostiza. Una pasarela salvará allí la carretera de El Regato -la BI-4743- y el río Galindo antes de que la infraestructura regrese bajo tierra. Una conexión con Feve y un ramal unido con las vías de Renfe en Olabeaga servirán, ya al aire libre, para facilitar la llegada de otras mercancías de industrias como la Acería Compacta de Sestao. Tras superar el entorno del corredor del Cadagua, otro túnel llevará la variante hasta el cruce entre el tramo de autovía de la A-8 y la AP-68, ya en el término municipal de Arrigorriaga.

Basauri, la clave

Desde las faldas de los montes que rodean la capital vizcaína queda abierta la posibilidad de construir un acceso a la estación de Abando y se plantean dos alternativas de entrada a Basauri, con sus correspondientes enlaces con la 'Y' vasca. Una de las opciones plantea llevar el recorrido a San Miguel y la otra, hacerlo más allá de Bidebieta. Las alegaciones presentadas durante el periodo de exposición pública del documento -un mes a contar a partir del pasado martes- podrían ayudar a despejar la incógnita. El Ayuntamiento basauritarra y Bilbao Ría 2000 serán una voz autorizada en la elección final.

Con todas las opiniones en la mano, el Ejecutivo central tendrá que encargar un proyecto definitivo y sacar a concurso la ejecución de los trabajos. El ministerio prefiere no dar plazos, pero los trámites administrativos alargarán el inicio de las obras como mínimo hasta 2010. La puesta en marcha del trazado aún se dilatará varios años más en el tiempo, por mucho que el Gobierno se quiera dar prisa. Y es que la idea de construir la variante no tomó forma hasta 2004, una vez que el Ejecutivo vasco presentó un esbozo del proyecto.

Para dar forma al recorrido, los técnicos contratados por Fomento han tenido en cuenta un amplio ramillete de condicionantes recogidos en un Estudio de Impacto Ambiental. Los más importantes estaban en la zona minera. Allí se encuentran dos puntos de interés geológico y minero (PIG): el karst de Agujas de Peñas Blancas y los lagos de La Arboleda. También hay lugares susceptibles de deslizamientos, «especialmente los rellenos poco compactados que ocupan importantes áreas en las canteras de Ortuella», según recoge el estudio informativo. Bosques de roble, encinar y aliseda cantábrica completan los puntos sensibles desde el punto de vista de la flora.

La fauna que habita en la superficie afectada ha supuesto otra traba a la hora de elaborar la ruta. Sus redactores han tenido que salvar zonas húmedas como los ríos Cadagua y Galindo -donde habitan especies delicadas como el pez espinoso y carricero común-, así como otros puntos de interés. Entre ellos, las canteras de Cobetas y Peñascal, Tellaetxe, Gorostiza y el monte Ganekogorta.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
Vocento
SarenetRSS