Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Economía

JAVIER BURÓN, VICECONSEJERO DE VIVIENDA
«Los pisos protegidos pueden ser un refugio»
El responsable del Gobierno vasco cree que es bueno que el sector «se corrija, porque vivía una locura»
27.03.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«Los pisos protegidos pueden ser un refugio»
BILBAO. El 'número dos' del Departamento vasco de Vivienda. / JORDI ALEMANY
«Serenidad y sentido de la oportunidad». Son las dos recomendaciones que formula el viceconsejero de Vivienda, Javier Burón (Ezker Batua), para afrontar el cambio de ciclo inmobiliario. A su modo de ver, el mercado «vivía una locura» que no podía continuar y que debe ser paliada con el impulso de la vivienda protegida y con una fiscalidad más favorable para el alquiler.

-Las ventas se han reducido menos en Álava, pero los precios sí parecen caer más en ese territorio.

-No podemos ignorar que, en Euskadi, las viviendas protegidas representan el 40% de la nueva producción. Y, en Vitoria, el 70%. Han descendido las ventas de pisos libres y, paralelamente, los pisos de protección tienen mayor peso aquí que en otras partes. Ese dato está sobre la mesa, aun admitiendo que la desaceleración es general y que existe menos liquidez. El mercado vasco está más regulado, lo que resulta menos atractivo para el sector privado, pero también es más seguro.

-¿La regulación no es lo que se criticaba?

-Pues ahora parece que se considera una virtud. La vivienda protegida representa entre el 8% y el 9% de la producción en el conjunto del Estado; en Euskadi, cinco veces más. Nosotros ya hemos dicho que las promociones protegidas pueden convertirse en un refugio para las empresas que lo pasen mal, aunque con rentabilidades más razonables: entre el 4% y el 6%. No hace mucho tiempo, había promotores que no se movían si el beneficio no superaba el 35%.

Euskadi, «más ortodoxa»

-¿A qué atribuye la caída sustancial de las compraventas en Guipúzcoa?

-En ese territorio tiene más protagonismo la segunda residencia, qué casualidad Pero en conjunto, los datos del INE y otros publicados con anterioridad nos indican que el sector de la vivienda libre se había desarrollado hasta ahora en Euskadi de manera más ortodoxa. El consumo de suelo ha sido inferior que el registrado, por ejemplo, en la zona levantina. En cambio, aquí la tasa de pisos libres nuevos por cada mil habitantes ha sido baja porque se compraban para vivir y no tanto como segunda residencia o como inversión. La construcción no se expandió tanto en la fase álgida del ciclo y, del mismo modo, no se ha contraído tanto en la fase baja.

-¿Cómo se contempla la crisis desde el Gobierno vasco, que ha sacado adelante la Ley del Suelo y tiene que presentar el proyecto de ley de Vivienda?

-Con tranquilidad y serenidad. Es bueno que el sector se corrija, porque vivíamos una locura. Las personas y los grupos corporativos que hayan invertido en pisos tendrán que ponerlos en el mercado a precios razonables y entonces los venderán. No hay un problema de oferta ni de demanda. La sociedad necesita pisos, pero los precios deben ajustarse.

-La patronal ha pedido aumentar las desgravaciones por la compra.

-Esa medida es una parte del problema. Hay que favorecer la fiscalidad del alquiler. Los promotores innovadores deberían mirarse en el espejo de Europa, donde hay empresas que producen y gestionan suelo, que rehabilitan y gestionan parques de alquiler. Los sectores que funcionan bien diversifican la actividad. Lo que no podía continuar era el monocultivo de la edificación de vivienda libre con un beneficio muy alto.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS