Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Política

FORMACIÓN DEL NUEVO GOBIERNO
Rajoy condiciona su voto en la investidura a posibles pactos de estado con Zapatero
Reclama un acuerdo previo sobre la política anti-ETA, las reformas constitucionales, las relaciones exteriores y la protección social

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Rajoy condiciona su voto en la investidura a posibles pactos de estado con Zapatero
Rajoy, flanqueado por Zaplana y Celia Villalobos, se acreditó ayer como diputado. / JAIME GARCIA
El Partido Popular no tomará una decisión sobre el sentido de su voto en la investidura hasta que el presidente del Gobierno desvele sus prioridades y su programa para la nueva legislatura. Es más, el líder de la oposición, Mariano Rajoy , espera que José Luis Rodríguez Zapatero «mueva ficha» y dé a conocer su disposición a pactar con el PP los grandes asuntos de Estado en política antiterrorista, reforma constitucional, relaciones exteriores y la consolidación del sistema de protección social.

«A ciegas, nadie da su voto. Ni a favor ni en contra ni la propia abstención», argumentó el presidente del PP en su primera visita al Congreso para presentar sus credenciales de parlamentario electo. Después de haber pedido -sin éxito- en las pasadas elecciones al candidato socialista que se abstuviera si el PP resultaba el partido más votado, Rajoy explicó ayer que su compromiso de reciprocidad estaba condicionado a los cuatro pactos que comprometió en campaña.

«Lo que manifesté en su momento es que si nosotros éramos la lista más votada le ofreceríamos al PSOE de manera prioritaria acuerdos sobre algunos temas», recapituló en declaraciones a los periodistas en los pasillos de la Cámara. El líder de la oposición dijo entonces que lo primero que haría sería llamar a Rodríguez Zapatero para acordar la lucha contra el terrorismo, un «acuerdo sobre España», otro sobre relaciones exteriores y un cuarto para modernizar el sistema de protección social con una reunión inmediata del Pacto de Toledo.

Ahora, Rajoy explica que «lógicamente, para tomar una decisión sobre cuál va a ser la posición del PP en el debate de investidura tengo que saber qué es lo que pretende hacer el presidente del Gobierno». En concreto, quiere saber quiénes serán los socios parlamentarios del Ejecutivo socialista y cuáles sus objetivos de gobierno.

Aunque Eduardo Zaplana ya ha anunciado su retirada a una segunda fila de la política en la nueva legislatura, sigue siendo el interlocutor para el diálogo parlamentario con otros grupos, según informó su jefe de filas. Sin embargo, Rajoy aseguró que nadie del PSOE se ha dirigido a su partido, hasta ahora. «Desconocemos las intenciones del presidente del Gobierno -afirmó- y, por tanto, como es lógico, hasta que no conozcamos cuál es su programa de gobierno, cuáles son sus prioridades y qué es lo que pretende hacer, pues yo no puedo adelantar ninguna posición», insistió.

«Quien tiene que mover ficha en este momento, decir a los españoles qué es lo que pretende hacer y cuáles son sus objetivos para los próximos cuatro años es el Presidente, es el Gobierno -añadió-, y a la vista de su intención, de lo que quiera decir, pues nosotros actuaremos en consecuencia».

A título personal, Zaplana declaró en fechas recientes que es partidario de votar en contra de la investidura de Rodríguez Zapatero por entender que la obligación de todo partido opositor es oponerse al Gobierno. Otros dirigentes populares son de la misma opinión y arguyen que la oferta que hizo Rajoy a Rodríguez Zapatero durante la campaña electoral -abstenerse en la investidura- buscaba impedir la debilidad del Ejecutivo central frente a las exigencias de los partidos nacionalistas. Se trataría, por tanto, y según estas fuentes, de una situación en la que el partido ganador de las elecciones habría obtenido una mayoría minoritaria de imposible gestión sin hacer cesiones a los nacionalistas.

Sobre Justicia

El líder de la oposición se declaró ayer «abierto a una negociación» con el Gobierno socialista sobre Justicia y la renovación de los órganos institucionales. Sin embargo, no ahorró críticas a la actuación del Ejecutivo en esta materia y, en concreto, le reprochó la reciente instrucción del fiscal general del Estado, Cándido Conde Pumpido, que faculta a los representantes del Ministerio Público a dirigir la Policía Judicial y que ha provocado una abierta oposición de los jueces.

«La voluntad de consenso se demuestra hablando y no tomando decisiones de este tipo por un Gobierno en funciones y en plena Semana Santa», se quejó el líder del PP. No obstante, el nombramiento de José Antonio Alonso como portavoz parlamentario del Grupo Socialista en el Congreso ha sido bien recibido en el primer partido de la oposición, ya que lo considera un político serio y de peso que no se ha visto comprometido por actuaciones conflictivas del gabinete de Rodríguez Zapatero en la legislatura que concluye. Rajoy calificó su gestión al frente del Ministerio de Defensa de «razonable».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS