Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Local

Estás en: El Correo Digital > Local
VIZCAYA
1.774 trabajadores construirán la 'Supersur'
Las obras ya se adentran en los túneles y en algunos tramos el tajo se mantiene las 24 horas del día

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
1.774 trabajadores construirán la 'Supersur'
CONTROL. Operarios colocan un sistema para medir el comportamiento de la roca a la entrada del túnel de Mesperuza. / FOTOGRAFÍAS: JORDI ALEMANY
La 'Supersur' no pasa por Larrabetzu, pero tiene algo en común con este municipio. Cuando cojan velocidad, las obras contarán, aproximadamente, con el mismo número de 'habitantes'. 1.774 trabajadores construirán la autopista de peaje alternativa a la A-8 en los diez tajos abiertos entre Ortuella y el barrio bilbaíno de Buia. Los tramos que incluyen túneles se pusieron en marcha el pasado verano y otros acaban de comenzar, sembrando el terreno de casetas prefabricadas. Algunos campamentos parecen pequeños poblados con vestuarios, duchas y comedor.

El de personal es otro de los récords que batirá la 'Supersur' en la historia de las obras públicas de Vizcaya. Como los 683 millones de euros que costará esta primera fase o los 7,8 millones de metros cúbicos de excavación necesarios para allanarle el camino. Eso supone un continuo trasiego de camiones, aunque por circuitos internos para evitar que agraven los males de las carreteras. Las tierras se utilizan como relleno y para los materiales sobrantes -6,7 millones, suficientes para llenar hasta la portería más de 200 campos de fútbol- se han habilitado siete vertederos.

Con cinco túneles y doce viaductos por construir, la 'Supersur' sólo se ve como una línea recta desde el despacho del diputado de Obras Públicas, Iñaki Hidalgo. El recorrido deberá estar completo en 2011. Los tramos que se adjudicaron en diciembre -entre ellos el enlace del Cadagua, uno de los más complejos- «están tomando posiciones», explica. Los únicos que aún no tienen adjudicatario son los de Santurtzi-Portugalete y Portugalete-Trapagaran, pero el concurso público «ya está en marcha, al mismo tiempo que las expropiaciones». Aquí se va a vivir una curiosa transformación: la autopista por la que ahora se circula se acondicionará como la 'Supersur' y las calzadas laterales que se van a construir se convertirán en la A-8.

El viaducto más ancho

A la altura de Trapagaran, el tajo empieza a complicarse. El viaducto que atravesará la zona industrial del municipio tiene «muchos puntos de ataque», dice Manu Vázquez, de Fonorte. Las obras «se van a notar a partir del 1 de abril». Hay que levantar pilares de hasta 40 metros de altura y luego se avanzará desde arriba, con carros de encofrado, para tocar el suelo -y el tráfico- lo menos posible.

Si el viaducto de Trapagaran, de siete carriles, batirá «récords en anchura», el siguiente tramo, que llega hasta Gorostiza, es el más caro. 117 millones para 3,4 kilómetros de autopista en los que trabajarán, en el punto culminante de las obras, 340 personas. Ahora hay 120 y dos campamentos, uno de ellos «a pie de túnel», describe el jefe de obra, Daniel Misas, de Otaduy. Han avanzado 25 metros en las galerías de Mesperuza y 7 en las de Argalario. A partir de la próxima semana, trabajarán en turnos las 24 horas.

Las jornadas ya son de día y noche en otros tramos. El túnel que va más adelantado es también el más largo de la autopista, el de Arraiz: 2,2 kilómetros que le abrirán la puerta a Bilbao. En este punto se está excavando desde hace casi dos meses y se han ganado más de 70 metros en la boca de Peñascal. Una vez abiertos los frentes de ataque, se tardará más de un año en completar los pasos subterráneos, todos ellos dobles, que avanzan a un ritmo de entre uno y cuatro metros por cada carga explosiva. La media es de dos detonaciones al día.

Se calcula que serán necesarias 9.000 voladuras para abrir paso a la nueva infraestructura, lo que obliga a extremar la cautela. El pasado 19 de diciembre se produjeron varios desprendimientos en el barrio Ugarte de Trapagaran y la Diputación se comprometió a reforzar las medidas de seguridad. También ha habido quejas vecinales por los ruidos, que se intentan mitigar con pantallas.

Los túneles son el gran desafío de la 'Supersur', pero no el único. En el trazado destacan elementos tan singulares como el 'scalextric' del Cadagua -cuatro viaductos que se cruzarán a gran altura- y el puente de Gorostiza, también diseñado por Javier Manterola pero en sentido contrario: como una estructura «sutil», sin pilas, para alterar lo menos posible el paisaje. En abril empezará la cimentación y para septiembre «se verán piezas colocadas», indica Manu Vázquez, cuya empresa trabaja en este tramo.

Antes de embarcarse en la 'superobra', las constructoras han medido sus fuerzas y han formado alianzas. El despliegue de personal será muy visible porque «habrá un gran número de técnicos presentes sobre el terreno», comenta Javier Peña, de Urazca. Él es jefe de obra del enlace Ortuella-Portugalete, el primer eslabón de la autopista. «En un tajo de este tamaño, tienes que estar muy concentrado», asegura.
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Te ofrecemos todos los eventos de cada día: teatro, conciertos, exposiciones...
Vocento
SarenetRSS