Las primeras expropiaciones de la 'Y' en Vizcaya dejan vía libre para el inicio de las obras

Fomento formaliza en Amorebieta el trámite de adquisición del suelo y convoca hoy a los afectados de Lemoa

MANUELA DÍAZ
LA ERTZAINTZA custodió el acto de firma de las actas. / M. DÍAZ/
LA ERTZAINTZA custodió el acto de firma de las actas. / M. DÍAZ

Los 825.794 metros cuadrados que atravesará el trazado ferroviario de la 'Y' vasca en Amorebieta y su entorno están más cerca de ser de titularidad pública. Adif, el gestor estatal de las infraestructuras ferroviarias, inició ayer en esta localidad los trámites de adquisición de los terrenos afectados por la nueva red de alta velocidad, que hoy se abordará igualmente en Lemoa. La sociedad del Ministerio de Fomento pretende dar por concluido el proceso expropiador en estas poblaciones esta misma tarde, lo que deja vía libre al inicio de las obras de la 'Y' en Vizcaya en este tramo, cuya ejecución está adjudicada desde el pasado mes de septiembre. De momento, los trabajos sólo han arrancado de forma material en un tramo de dos kilómetros ubicado en territorio alavés. En Guipúzcoa, el Gobierno vasco pretende iniciar las obras «en breve» entre Ordizia e Itsasondo.

Fuentes de Fomento indicaron que tres particulares y representantes de la Diputación foral de Vizcaya se reunieron con los técnicos de Adif para firmar o rechazar las condiciones de expropiación ofrecidas por el Ministerio. La mayoría de los vecinos afectados, no obstante, han alcanzado ya acuerdos de venta de los terrenos a través de las diferentes reuniones -más de 40- impulsadas por el Ayuntamiento de la localidad vizcaína para facilitar el trámite a los afectados. El rechazo de la expropiación no puede sino retrasar ligeramente el proceso, dado que la calificación de la infraestructura como de «interés general» ampara al Estado para proceder a la ocupación forzosa de los suelos necesarios.

En este sentido, fuentes municipales apuntaron que la mayoría de los vecinos disconformes con el acuerdo ofrecido por Adif lo ha hecho «por su oposición al tren de alta velocidad», aunque también se han abordado los casos de residentes que rechazan la cantidad económica determinada por Fomento y otros que debían solucionar «errores en los datos». Ésta era la situación de uno de los afectados por el paso del TAV en el barrio de Montorra, que acudió al acto convocado ayer. «No hemos firmado porque los terrenos que afectan a las obras no son de nuestra propiedad», explicaron los residentes.

Fuentes del Consistorio enfatizaron, no obstante, que cerca de dos tercios de los afectados de Amorebieta han dado ya el visto bueno a la ocupación de sus parcelas a cambio del justiprecio marcado por el Ministerio. «En las reuniones celebradas en el pueblo se han llegado a pactos con todos los que se han asistido a ellas, menos con dos».

Forcejeos con ertzainas

La firma de las actas de ocupación previa, anunciada en el Boletín Oficial del Estado, tuvo que contar con la presencia de agentes de la Ertzaintza, alertados ante la posibilidad de que se produjeran desórdenes. La plataforma AHT Gelditu!, contraria al proyecto de alta velocidad, había convocado a sus simpatizantes ante el local municipal para protestar contra la infraestructura.

Una docena de manifestantes se concentró durante la mañana en las puertas del local. A mediodía, trataron de acceder a las dependencias donde los técnicos de Adif llevaban a cabo el proceso, lo que se tradujo en diversos forcejeos con los agentes de la Ertzaintza. Los opositores al TAV lanzaron gritos contra la 'Y' vasca y contra el «secretismo» con el que se están realizando las expropiaciones.

Los portavoces de la plataforma censuraron la «indefensión de los afectados, que no saben lo que les van a dar por sus terrenos». También protestaron por los «errores en las mediciones» y exigieron la «suspensión» del proyecto, que «no ha tenido en consideración las miles de alegaciones presentadas en Vizcaya».

El acto de expropiación de los terrenos para las obras de la nueva red ferroviaria también fue polémico en otras localidades como Legutiano, donde el alcalde de EA se negó a firmar como testigo, o Arrazua Ubarrundia, donde las protestas obligaron al alcalde y a los técnicos de Adif a retrasar el acto formal previsto en el Ayuntamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos