Soberbia Gruberova

NINO DENTICI

Durante más de media hora de aplausos los asistentes que presenciaron la representación de la Lucrecia Borgia mostraron su admiración a la magnífica soprano Gruberova. Con cuarenta años de carrera y en la cima del estrellato lírico vocal y treinta años desde que debutara en el Liceo, la eslovaca volvió a dar una soberbia lección de canto.

En una sala en la que la Caballé dejó numerosas muestras de su arte, Edita Gruberova se hizo absolutamente con el público gracias a su excelsa técnica, a su gusto y a su pirotécnica coloratura. Acompañada del tenor José Bros y de la contralto Podles, el más puro belcanto se hizo patente en una interpretación llena de gusto y de fino arte. El bajo Ildebrando D'Arcangelo no quiso quedarse al margen de la hermosa interpretación de la música de Donizetti y con una voz aterciopelada e igual en sus diferentes registros, se unió al gran triunfo marcado por la Gruberova, por Bros y la Podles.

Hasta los músicos aplaudían al unísono con el enfervorizado público y al maestro Reck no le importó acatar lo que le pedía el público interrumpiendo una y otra vez el discurso musical ante las continuos aplausos. Otra noche memorable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos