Con más o menos tacto

La feria mundial de la telefonía móvil en Barcelona, revolucionada por la pantalla táctil y por la amenaza de la comisaria europea de imponer una bajada de precios

JOSÉ MANUEL NIEVES
NOVEDADES. Una visitante de la feria de las comunicaciones de Barcelona habla por teléfono. / EFE/
NOVEDADES. Una visitante de la feria de las comunicaciones de Barcelona habla por teléfono. / EFE

El momento ha llegado. Un año más, Barcelona se convierte en la capital mundial de la telefonía móvil. Los principales fabricantes y operadores del planeta envían a la Ciudad Condal a sus primeros espadas, a sus ejecutivos más carismáticos para mostrar lo último de sus catálogos.

Les acompaña una constelación de centenares de empresas de todos los tamaños y procedencias. Compañías que, en muchas ocasiones, basan toda su actividad en un único (y a veces revolucionario) nuevo servicio o función para aplicar al dispositivo electrónico más usado de todos los tiempos, ése que nos acompaña, en el bolsillo, donde quiera que vayamos.

Mapas que giran en pantalla según la posición del usuario; llamadas de voz durante las que es posible compartir documentos y datos; agendas de contactos con los que abrir, en un solo 'clic', chats y conversaciones instantáneas; mensajes inteligentes, que se configuran a sí mismos según el contenido que se quiera enviar; 'avatares' que uno mismo se construye y que asocia después a su número para enviarlo a los demás junto a una llamada; televisión digital en pantallas de alta resolución que son cada vez mayores; códigos bidimensionales, la nueva moda que está a punto de inundarlo todo; creaciones mixtas, demasiado grandes para ser un móvil y demasiado pequeñas para ser un ordenador, justo en la frontera entre los teléfonos y los PCs...

Con un solo dedo

Y todo, o casi todo, con tecnologías táctiles que, en teoría, permiten hacer cualquier cosa con el simple toque de un dedo. La que se ha dado en llamar 'la batalla del tacto' se desarrolla a marchas forzadas a la sombra del iPhone, de Apple, que la filial británica de Telefónica, O2, mostraba ayer en exclusiva a una inacabable fila de visitantes. No todos han llegado aún a la pantalla táctil, pero están en ello. Y ninguno, por ahora, ha conseguido siquiera hacer sombra a la tecnología Multi Touch desarrollada por la marca de la manzana.

También tienen muy clara su apuesta por la tecnología táctil los coreanos. Las dos principales marcas de telefonía del gigante tecnológico oriental, LG y Samsung, presentaron los que quizá sean, por el momento, los terminales más atractivos vistos en la feria.

Por su parte, la firma finlandesa Nokia, en boca de su vicepresidente, Niklas Savamder, anunció que está «reinventando Internet», en relación a la próxima puesta en marcha de OVI, el portal de servicios y descargas (música, juegos, fotos ) que funcionará a partir de esta primavera.

Y una nueva aplicación ha llegado a la ciudad. Cuando aún la mayoría no se ha acostumbrado a que ahora los teléfonos lleven integrado un GPS y un completo programa de navegación, ya asoman los primeros modelos, de la mano de Nokia y de LG, con algo por lo menos igual de novedoso: un emisor de FM incorporado.

Amenaza

La comisaria europea de la Sociedad de la Información, Viviane Reding, enfrió ayer la inauguración del Mobile World Congress con la advertencia de que la UE bajará las tarifas de SMS y de internet en el extranjero si no lo hacen las operadoras.

Tras hacer un llamamiento a la colaboración de los países y de las operadoras en la lucha contra la pornografía infantil en Internet, Reding congregó a los periodistas internacionales que cubren el acto para informarles de la reunión que mantuvo ayer con los presidentes de las operadoras de telecomunicaciones europeas, en la que les dijo que si el 1 de julio no han bajado sus precios de SMS y datos en el extranjero ('roaming') lo hará la Comisión. No sería la primera vez, ya que antes del verano la UE actuó sobre los precios de 'roaming' de voz.

La reacción de los operadores no se hizo esperar y el máximo dirigente del GSMA, Rob Conway, dijo a los periodistas que el mercado es el que debe actuar con la competencia y que no es lo mismo la voz, que es un mercado maduro, que Internet, que está creciendo ahora.