¡Que le quiten lo bailado!

El iurbentia Bilbao Basket debuta hoy en la Copa frente al AXA Barcelona

POR JOSÉ MANUEL CORTIZAS | BILBAO
Logo del iurbentia para la Copa. /Archivo/
Logo del iurbentia para la Copa. /Archivo

Puede sonar a venda colocada antes de producirse la herida. No es el caso. Se puede convenir que el iurbentia ha cumplido con creces con el hecho en sí de ser uno más en la Copa vitoriana. Segundo al cabo del primer bucle liguero, con unos resultados que enamoran y un juego que ha provocado no pocas satisfacciones. Aguerrido, duro en defensa, noble en el planteamiento de intentar ganar a quien se ponga por delante. Es el Bilbao Basket el paradigma de lo que la clase media quiere para los suyos: asomar la cabeza algún día para ver cómo es la planta noble de la ACB.

A los hombres de negro les ha gustado el ambiente que se respira entre parqués pulidos, sedas tintadas y cuberterías orfebres. Cuentan, de momento, con crédito para abonar las consumiciones, para hacer frente a la cuota de invitado. Aún les queda un largo camino para ser reconocidos como socios numerarios, lo que son los otros siete compañeros de viaje con los que compartirá el selecto vagón-restaurante en el convoy real. Lo mejor de todo es que sabe mantener las apariencias. Es más. Sus modales en nada destacan por parcos o limitados. Buena señal.

Estar entre los elegidos es un premio y a la vez un aliciente. Es de general creencia que si hubiera un cuantificador de ilusión, el iurbentia, su plantilla y afición, rompería el aparato al saturar su límite de medición. Con eso no basta para noquear a rivales del Top-16 de la Euroliga, verbigracia de lo mejorcito del continente. Pero en condiciones de igualdad el espíritu animoso puede traducirse en caballos extra de potencia para superar los desniveles más pronunciados.

Desde hoy mismo, en cuanto cruce la muga y se adentre en territorio alavés, el Bilbao Basket comenzará a percatarse de la magnitud de su empresa. No se va a contentar con un viaje de un día por mucho que se encuentre en el primer peaje al campeón en vigor. Cuando esta noche se ejercite en el Buesa Arena sentirá el eco de su histórica victoria ante el TAU, el cuádruple mortal con tirabuzón, su acrobacia más inverosímil... hasta la fecha. Nadie cuenta con él, pero todo el mundo le teme. Porque el iurbentia no va a especular. No sabe. Saltará al cuadrilátero y una de dos, o le parten la cara o él se la cruza al Barça. Y a los que vengan por detrás, llegado el caso. Por eso y antes de empezar, ¡que le quiten lo bailado!