Gesto exige separar a ETA de los «conflictos políticos»

El colectivo celebrará el sábado en Bilbao su manifestación anual en favor de la paz

Aspuru, Laespada y Rodríguez, ayer en Bilbao. / M. Atrio/
Aspuru, Laespada y Rodríguez, ayer en Bilbao. / M. Atrio

Gesto por la Paz hizo ayer un llamamiento a la ciudadanía a participar en una manifestación que el próximo sábado (17.30 horas, Plaza del Sagrado Corazón) recorrerá las calles de Bilbao convertida en un «silencioso grito» de repulsa a ETA y de exigencia de paz. El colectivo pacifista presentó en la capital vizcaína la marcha que cada año convoca en torno al Día Internacional de la no violencia -aniversario de la muerte de Gandhi-, a través de un comunicado en el que advierte del «peligro» que entraña plantear iniciativas que vinculan «el cese de la violencia» con la obtención de un «determinado estatus político».

La coordinadora se mantiene firme en su «profunda convicción» de que la violencia no tiene, ni ha tenido nunca, «legitimidad alguna». A su juicio, este recurso ha sido el «medio» utilizado por un «reducido grupo» de la ciudadanía para tratar de «imponerse por la fuerza al resto de la sociedad», y los únicos «responsables» en la pervivencia del terrorismo son los miembros de ETA, que se encuentran «completamente fuera de la realidad», y aquellos que «justifican o contextualizan» sus acciones.

Gesto considera que el «deseado» final de la violencia llegará en el momento en que quienes siguen practicándola desistan de ella de manera «definitiva e incondicional». Y, por eso, porque debe existir una «separación clara» entre el terrorismo y los «conflictos de carácter político» que existen en la sociedad, la agrupación subraya el error que supone convertir a ETA en «interlocutor» de «conversaciones sobre el desarrollo político» del país. Del mismo modo, alerta sobre el «peligro» que acarrea plantear propuestas con el objetivo de «lograr el cese de la violencia de ETA tras la consecución de un determinado estatus político». Y es que, según explicaron los miembros de la comisión permanente de la coordinadora Fabián Laespada, Inés Rodríguez e Itziar Aspuru, este tipo de iniciativas facilitan que la organización criminal se sitúe a la «expectativa», a la espera de poder alcanzar réditos políticos. Pero, sobre todo, «no ayudan en nada» a conseguir la deslegitimación «de ETA y su violencia».

En este contexto, Gesto cree que cualquier medida que pretenda «conjugar» la necesidad de «hacer política a pesar de la violencia» con la obligación de evitar que «ETA tutele la política» requiere «un consenso mayor» entre los partidos que si no existiera el terrorismo. Un gran acuerdo que debe estar basado en el «reconocimiento» de la pluralidad de la sociedad, con la participación de nacionalistas y no nacionalistas. «Este es el peaje democrático que deberíamos cumplir por la existencia de ETA», subrayaron.

La manifestación del próximo sábado servirá también para rendir homenaje a las víctimas del terror y, de manera especial, a los guardias civiles Fernando Trapero y Raúl Centeno, los dos últimos damnificados por la «intolerancia de los terroristas».