La Ertzaintza impide que los radicales boicoteen el claustro de la UPV

Los vigilantes se han enfrentado a los estudiantes dentro del Aula Magna y la Ertzaintza los ha perseguido por el Campus

MARTA FERNÁNDEZ VALLEJO |LEIOA
Un vigilante conduce a uno de los manifestantes. / Ignacio Pérez/
Un vigilante conduce a uno de los manifestantes. / Ignacio Pérez

Los antidisturbios de la Ertzaintza han intervenido esta mañana en el campus de Leioa de la UPV para impedir que una treintena de alborotadores reventara la celebración del claustro. Al grito de 'UPV Inposatzaile' y en contra del proceso de Bolonia, han irrumpido en el Aula Magna lo que ha motivado la intervención de los guardias de seguridad. Los vigilantes han logrado expulsar a los manifestantes tras una serie de forcejeos, golpes y empujones. Una vez fuera, los radicales han continuado con su protesta mientras un cordón de seguridad formado por una docena de vigilantes protegía las puertas del edificio donde se celebraba la reunión. Finalmente los antidisturbios han entrado en el recinto universitario y han perseguido a los radicales hasta dispersarlos.

La Ertzaintza vigilaba desde primera hora de la mañana los accesos al campus de Leioa para garantizar que se celebrara el claustro, suspendido hace un mes por los disturbios ocasionados por un grupo de estudiantes que protestaban por el proceso de Bolonia. La UPV también había reforzado la presencia de vigilantes de seguridad a las puertas del Aula Magna. Poco antes del inicio del acto, un grupo de jóvenes se había colocado a la entrada del edificio mientras lanzaban consignas contra la convergencia europea y reclamaban que se diera la palabra a los alumnios. Nada más comenzar la reunión seis estudiantes, miembros del claustro, han interrumpido el acto académico. Uno de los jóvenes se ha encadenado a un asiento y otros dos han subido al estrado.

El rector ha ordenado que los desalojaran y, cuando los vigilantes que estaban a las puertas del Aula Magna han entrado para llevárselos, los alborotadores han aprovechado para entrar en la sala a la carrera. Los guardas de seguridad los han desalojado a la fuerza. La Ertzaintza ha acudido en apoyo de los efectivos de seguridad y ha dispersado a los manifestantes. Tras los incidentes, el orden del día del claustro ha continuado como estaba previsto, según han asegurado fuentes de la Universidad vasca. En la reunión se ha aprobado el listado de faltas y sanciones, elaborado por la Universidad y que deberá ahora contar con el visto bueno del Consejo de Gobierno y del Parlamento.

El rector ya había anunciado que pondría todas las medidas de seguridad necesarias para que esta reunión pueda celebrarse. Juan Ignacio Pérez, reconoció en diciembre, durante el Consejo de Gobierno, que había actuado con «flexibilidad», y hasta con «candor e ingenuidad», ante los altercados causados por radicales en los últimos tres años, y confirmó a los miembros de este órgano de gestión que recurriría a la Ertzaintza para garantizar la celebración de los actos académicos.