Los jueces acusan al Gobierno vasco de buscar el «desprestigio» de toda la judicatura

Magistrados vascos enmarcan la manifestación del sábado dentro de la campaña electoral El sector conservador promueve un texto de repulsa del Poder Judicial

ANTONIO SANTOS
MANIFESTACIÓN. El Gobierno vasco en pleno, dirigentes de PNV, EA y EB y los tres condenados por el Tribunal Supremo encabezaron la marcha que recorrió en la tarde del sábado el centro de Bilbao. / BORJA AGUDO/
MANIFESTACIÓN. El Gobierno vasco en pleno, dirigentes de PNV, EA y EB y los tres condenados por el Tribunal Supremo encabezaron la marcha que recorrió en la tarde del sábado el centro de Bilbao. / BORJA AGUDO

«Decepcionados» y con un «enfado importante». La judicatura vasca reconoce estar «preocupada» por los ataques que «toda la profesión» está recibiendo desde que se hiciera pública la condena al ex presidente del Parlamento vasco, Juan María Atutxa. La imagen del Gobierno autónomo en pleno abriendo la manifestación del sábado en Bilbao ha causado un «profundo malestar» entre quienes ejercen la carrera en el País Vasco, según coinciden diferentes fuentes.

«La intención va más allá de una mera crítica a una decisión judicial que no les ha gustado. Es un ataque a toda la profesión», reconocen varios magistrados, que creen que el Ejecutivo presidido por Juan José Ibarretxe y los tres partidos que lo sustentan mantienen una «campaña de desprestigio» contra la Judicatura. La impresión mayoritaria en la carrera es que los responsables de la Administración vasca han dado «un salto cualitativo» en sus críticas a los jueces, al «atacar» al Tribunal Supremo, «la cúspide» del ordenamiento judicial en el país.

Representantes de los sectores conservador y progresista de la Magistratura enmarcan la actual situación de enfrentamiento en la «cercanía» de las elecciones generales de marzo y en la lectura política que se ha dado de una condena cuyos razonamientos aún se desconocen. «Les hemos hecho la campaña», reconocía ayer un magistrado vizcaíno con una larga trayectoria, que está convencido de que el 'caso Atutxa' y la causa contra Ibarretxe «centrarán» los discursos electorales de PNV, EA y EB, organizadores de la manifestación del sábado.

Los jueces vascos consideran que el tripartito echará mano del «victimismo» y agitará «viejos fantasmas» para cohesionar a su electorado. «La reacción no es sensata ni prudente, pero es lo que toca en estos meses», subraya un experto jurista. Unos y otros esperan que «el temporal» amaine pasado el 9 de marzo y están convencidos de que «la pataleta» se olvidará en unos meses. Algunos recuerdan, en este sentido, cómo los ataques a los jueces han sido reiterados desde diferentes ámbitos políticos durante las últimas legislaturas.

«Trabajaremos igual»

Evocan así la imagen del ex presidente del Gobierno Felipe González acompañando a Barrionuevo y Vera a la cárcel o las «tremendas críticas» a sentencias firmadas por el Tribunal Superior contra decisiones del Gobierno vasco. «Entonces PSOE y PNV también decían que si los jueces eran esto o lo otro, pero luego los tribunales europeos dieron la razón y ratificaron las condenas. Cuando los jueces tocan las narices a una autoridad, te atacan, tratan de desprestigiarte», resume un magistrado afincado en el País Vasco, que, como varios compañeros, teme que las críticas «calen» entre los ciudadanos y pierdan la «confianza» en la Justicia.

Ambos sectores insisten en una idea: los jueces «seguirán haciendo su trabajo de la misma manera», ajenos a las «presiones». «La verdadera independencia se demuestra en que hay decisiones como ésta, contra un político», sostienen varios miembros del colectivo progresista de la carrera, que también hacen autocrítica y lamentan que el Supremo no haya expuesto junto a la condena a Atutxa Gorka Knörr y Bilbao los razonamientos jurídicos que la sustentan.

Las discrepancias llegan a la hora de valorar si es necesaria una reacción de los órganos de representación judicial. Mientras algunos magistrados preferirían que se diera la callada por respuesta, otro bloque cree preciso que el Consejo General del Poder Judicial haga público hoy un texto de condena a la actitud del tripartito. Para ello consideran «fundamental» que haya una unanimidad entre las diferentes sensibilidades de ese órgano.

El sector conservador solicitará a la comisión permanente del CGPJ un pronunciamiento contra la manifestación de Bilbao. Esta corriente, que estará representada por Enrique López y Carlos Ríos, deberá convencer a sus compañeros progresistas, ya que la reunión de hoy estará presidida por Fernando Salinas (propuesto por Jueces para la Democracia) y completada por Félix Pantoja (designado a propuesta de IU) y Luis Aguiar (impulsado por el PSOE).

a.santos@diario-elcorreo.com