El Fundación Logroñés se queda sin su mecenas

Delfín Cañas, accionista en el club desde hace cinco años, podría haberse 'retirado' y dejado sin liquidez a la entidad riojana

S. C.
ALARMA. El accionista no ha cumplido con el último pago de las nóminas. / EL IDEAL DE JAÉN/
ALARMA. El accionista no ha cumplido con el último pago de las nóminas. / EL IDEAL DE JAÉN

Saltaron las alarmas en el Fundación de Logroño, líder de Tercera. El presidente del club riojano, Antonio Hidalgo encajaba ayer con sorpresa -desagradable- cómo Delfín Cañas, accionista en el club desde hace cinco años, no cumplía con el último plazo, destinado a las nóminas. Aunque Hidalgo no culpa a nadie («puede que hable esta noche -por anoche- con él y se arregle todo», confía), sonó la sirena en el club logroñés.

A pesar de que actualmente sólo se adeuda el salario de algún jugador, la situación podría desembocar en éxodo colectivo. Hidalgo ya mantuvo ayer mismo al menos tres reuniones para intentar reconducir el estado actual de las circunstancias. Buscando nuevos 'sponsors'.

En el Linares, en el que Cañas también aporta efectivo, los jugadores acumulan tres meses sin cobrar, por lo que el 'grifo' parece cortado. «Lo que se debe es una cantidad importante, porque éste es un equipo caro, con jugadores de mucha categoría», reconoce Hidalgo.

El presidente del Fundación asegura que pasará los próximos días en busca de 'ayuda', aunque tampoco descarta un final infeliz. «Esta semana tengo que dar un golpe de timón. Si los que me apoyan no tienen dinero, habrá que buscarlo en otras personas», explica. Y advierte de que sin el respaldo económico con el que comenzó la temporada, «no me hubiese metido yo en el fichaje de estos jugadores».

Hasta el 31

Hidalgo marca una fecha límite. «Si antes del 31 de enero no veo soluciones, no voy a impedir que los jugadores que quieran irse, se vayan. Incluso yo mismo les ayudaría», afirma.

Niega momentáneamente la marcha de nadie. «Tenemos a muchos jugadores que quieren otros equipos. Pero no se va ninguno si el club no lo decide», advierte. Han sonado Pacheta, Oussama o Iván Moreno en la órbita de varios clubes, pero Hidalgo quita hierro. «Esto es problema de los agentes, que buscan presionar un poco», opina.

Los jugadores han cobrado en su mayor parte, según desvelaban ayer David Díez y 'Cali', pero el problema les tocará en breve. Todo dependerá del éxito de Antonio Hidalgo para encontrar manos amistosas. «Este club es apetecible, líder en Tercera, con proyección, pero no aceptaré ninguna propuesta hasta que no vea el dinero», confiesa sin miramientos.

Aunque no tiene problema en aceptar la peor salida. «Si no encuentro apoyos, yo mismo facilitaré la salida de los jugadores, ficharemos juveniles para acabar la temporada y descender, con los puntos que ya tenemos, no vamos a descender. Y el año que viene se vería...», pone en duda.

Porque no le faltan ganas para dejar un proyecto que le ha causado muchas decepciones. La última, ayer mismo, puede ser la definitiva, aunque Hidalgo prefiere mantener la calma. «La situación es preocupante, pero a ver qué pasa en los próximos días o incluso la semana que viene», templa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos