Ortuzar presidirá el PNV de Vizcaya con un apoyo unánime y Egibar logra el 90%

El sector crítico se queda fuera de la ejecutiva en Guipúzcoa, el único territorio donde no ha sido posible el consenso El partido concluye su proceso de renovación interna

OLATZ BARRIUSO O.BARRIUSO@DIARIO-ELCORREO.COM
GRAN RESPALDO. Un sonriente Egibar entra en la asamblea territorial que le reeligió ayer para presidir el GBB. / JOSÉ USOZ/
GRAN RESPALDO. Un sonriente Egibar entra en la asamblea territorial que le reeligió ayer para presidir el GBB. / JOSÉ USOZ

Joseba Egibar fue reelegido ayer con el 90% de los votos de la asamblea territorial como presidente de la ejecutiva guipuzcoana del PNV -un cargo que ha ocupado durante los últimos cuatro años y que ya ostentó entre 1987 y 2000-, que estará integrada exclusivamente por burukides afines al dirigente de Andoain. De hecho, Guipúzcoa es el único territorio donde no habrá una dirección de consenso durante los próximos cuatro años y donde no se ha reproducido el acuerdo alcanzado entre los dos sectores de la formación jeltzale para la composición del EBB, que sí se ha hecho extensivo en cambio a Álava y Vizcaya.

El órgano representativo de la afiliación en este último territorio eligió por unanimidad a Andoni Ortuzar como nuevo líder del Bizkai buru batzar, después de que el ex director general de EiTB -que ayer mismo presentó al lehendakari Ibarretxe su renuncia al frente del ente público vasco- alcanzase un acuerdo con Elixabete Piñol, la aspirante promovida por Egibar y Xabier Arzalluz, que retiró su candidatura tras la primera vuelta. La designación, el pasado jueves, de Iñaki Gerenabarrena como máximo responsable de los peneuvistas alaveses y la de José Ángel Agirrebengoa, ayer, al frente del Napar buru ba-tzar ponen el punto final al prolongado proceso de renovación interna que ha aupado a Iñigo Urkullu a la presidencia del partido y que comenzó con la retirada de Josu Jon Imaz de la contienda en aras de la unidad.

Egibar presidirá un GBB netamente afín, en el que repiten seis de sus actuales miembros y entran ocho nuevos, una renovación obligada por las circunstancias, ya que parte del equipo directivo durante los últimos cuatro años ha pasado al EBB -es el caso de Irune Berasaluze y Aitor Olaizola- o a la Diputación. Continúan Patxi Ezkiaga -considerado la 'mano derecha' del presidente-, Idoia Elorza, Elías Arrese, Lourdes Jauregiberri, Sofía Bereziartua y Jon Jauregi. Este último renunció a su candidatura a diputado general de Guipúzcoa tras conocerse que podría haber ocultado parte de su patrimonio a Hacienda, caso que investiga ahora un juez.

De hecho, su continuidad como burukide ha sido una de las asperezas imposibles de limar entre el 'aparato' y el autodenominado 'sector oficial' encabezado por el antecesor de Egibar al frente de la ejecutiva, Juan Mari Juaristi, 'Zeler'. Ni los primeros habían olvidado la supuesta filtración de las irregularidades fiscales de Jauregi que desató una fuerte polémica y acabó con su carrera a la Diputación ni los segundos estaban dispuestos a asumir su permanencia en el GBB. Entre las novedades, destacan los parlamentarios vascos Bakartxo Tejeria y Luke Uribe-Etxeberria y la ex alcaldesa de Zumaia María Eugenia Arrizabalaga.

Intento baldío

Fuentes del sector minoritario consultadas ayer por este periódico desmintieron que haya habido acuerdo con Egibar para designar a los representantes guipuzcoanos en la asamblea nacional peneuvista, como habían asegurado medios cercanos a la ejecutiva. «Es imposible que haya habido acuerdo porque no ha habido negociación. En ningún momento han querido sentarse con nosotros», subrayaron estas fuentes, que insistieron en que la incorporación de algunos de sus candidatos a la plancha de la asamblea nacional ha sido una decisión «unilateral» del 'aparato', «no exenta de cierta arrogancia». «Nuestro intento de acercar posturas y cerrar heridas ha sido baldío», lamentaron los críticos, que plantearon una plancha alternativa sin candidato a presidente y con cinco aspirantes al GBB -el propio 'Zeler', José Manuel Bujanda y Patxi Agirre, entre otros-, de los cuáles ninguno ha logrado los apoyos necesarios para pasar el filtro de la segunda vuelta.

No sólo reprochan a los mayoritarios el «empeño» en la continuidad de Jauregi, sino también la escasa participación de la afiliación en la vida interna del partido, uno de los motivos, a su juicio, del gran respaldo cosechado por Egibar. El entorno del reelegido presidente niega unos argumentos que creen sin fundamento y achaca la imposibilidad del acuerdo a la cerrazón de los minoritarios a la hora de pactar los posibles nombres de consenso.

No ocurrió lo mismo en Vizcaya, donde dos de los nuevos integrantes del equipo que presidirá Ortuzar -Amaia Arregi y José Pérez Aparicio- provienen del sector afín a Egibar; ni en Álava, donde Gerenabarrena ha integrado a dos dirigentes próximos a Urkullu, Luis Bengoa y Pilar García.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos