La Guardia Civil localiza dos zulos de ETA con explosivos en Lesaka y Sabiñanigo

El hallazgo se ha producido en el marco de la misma investigación que ayer llevó a la localización de un primer escondite cerca de la localidad oscense de Sabiñanigo con 125 kilos de explosivo

AGENCIAS |LESAKA-HUESCA
El material incautado en el zulo de Huesca ha sido expuesto en el cuartel de Intxaurrondo. / Afp/
El material incautado en el zulo de Huesca ha sido expuesto en el cuartel de Intxaurrondo. / Afp

Las pesquisas policiales en marcha han conducido a la localización de dos zulos cargados de explosivos, uno cerca de la localidad oscense de Sabiñanigo y el otro en Lesaka. Los etarras detenidos el pasado domingo guardaban en estos escondites el material explosivo que les entregaban los dirigentes de la banda en Francia y luego se encargaban de repartirlo entre las células operativas que actúan en el País Vasco, Navarra y en otras partes del territorio español.

El segundo zulo encontrado esta tarde en Lesaka se ubica a 500 metros de esta localidad navarra, en la casa que se estaba construyendo Martin Sarasola, el presunto etarra detenido el domingo, en el terreno de su familia, han informado fuentes cercanas a la investigación. Efectivos del instituto armado acordonaron una zona conocida como Otsango Auzoa, mientras los miembros del Tedax se encargaban de sacar el material explosivo.

Fuentes de la investigación han precisado que se trata de un escondite con capacidad para cuatro bidones de unos cien litros cada uno. Se da la circunstancia de que las obras de la casa donde se ha encontrado el zulo estaban paralizadas desde la primavera al parecer por problemas urbanísticos, ya que la construcción podría estar soterrada, es decir oculta bajo el terreno, según han informado fuentes de la localidad. Concretamente, la casa está situada en el barrio de Navaz, a las afueras de la localidad de Lesaka.

Media hora más tarde, se ha procedido al registro de otras dos casas de esta localidad navarra, propiedad de otros dos presuntos etarras huidos, que responden a las identidades de Mikel San Sebastián y José Iturbide. A última hora de la tarde ha llegado la orden judicial que autorizaba el comienzo del registro que, según fuentes antiterroristas, se prevé que se extienda durante buena parte de esta noche y madrugada.

Primer zulo

El hallazgo se ha producido en el marco de la misma investigación que ayer llevó a la localización de un primer escondite cerca de la localidad oscense de Sabiñanigo con 125 kilos de explosivo, entre ellos pentrita, un explosivo más potente que la Goma 2 o la dinamita, según han informado fuentes del Ministerio del Interior. Además de los explosivos, en el zulo se han encontrado docenas de detonadores utilizados para la activación de las bombas y temporizadores.

En concreto, los agentes han encontrado 107 kilos de nitrato distribuidos en 63 bolsas de 1,7 kg cada una; 18,9 kilos de polvo de aluminio distribuido en 63 bolsas de 0,3 Kg cada una y 83 gramos de pentrita. Además, había cinco temporizadores, doce detonadores, ocho rollos de cordón detonante de 2 metros de longitud y un rollo de cordón detonante de 1,5 metros de longitud.

Todo este material, que se encontraba distribuido en tres bidones recubiertos de una sustancia aislante, ha sido expuesto a los medios de comunicación en el cuartel de Intxaurrondo, en San Sebastián. Entre todo ello se encontraban los dos revólveres marca Smith&Wensson, de fabricación norteamericana, que se encontraron en posesión de los dos presuntos etarras detenidos el domingo en Mondragón, unas armas que no son utilizadas "habitualmente" por la banda. También se exhiben en el lugar la munición de ambas pistolas, un total de 50 balas, decomisadas a los dos supuestos activistas.

Un croquis

El escondite fue localizado a última hora de la tarde de ayer gracias a un croquis que fue intervenido a los presuntos etarras Igor Portu y Martín Sarasola, detenidos el domingo en Mondragón. Los especialistas de la Guardia Civil prefirieron esperar hasta esta mañana para extraer el material del zulo cuando hubiera luz natural y poder manipular el explosivo con menor riesgo.

El zulo se localiza en el puerto de la Guarguera, en la pista forestal que une la carretera A-1604 con el pueblo abandonado de Lasaosa, una zona muy poco transitada que habría permitido cierta movilidad a los terroristas. La ubicación del zulo proporcionaba a los terroristas una fácil accesibilidad, así como la discreción necesaria para excavar y enterrar los explosivos.

La entrada al Valle de la Guarguera desde el Puerto de Monrepós, en la carretera N-330, situado en el término municipal de Sabiñánigo (Huesca), se produce a través de una vía comarcal muy poco transitada con muchas pistas de acceso a núcleos deshabitados. El alcalde de Sabiñánigo, Carlos Iglesias, ha asegurado que la noticia ha provocado sorpresa entre los vecinos, pero ha resaltado que la gran extensión de su municipio, casi seis millones de metros cuadrados, alberga lugares "prácticamente deshabitados", como la Guarguera, que permiten "pasar desapercibido".

Fotos

Vídeos