Miles de personas eluden la prohibición y marchan por los presos en San Sebastián

EL CORREO

Miles de personas se manifestaron ayer en San Sebastián en favor de los presos de ETA, después de que la Audiencia Nacional prohibiera un homenaje convocado previamente en el velódromo de Anoeta por el colectivo Jare! Ekimena. La marcha concluyó con la celebración de un acto alternativo, tras el que se produjeron algunos incidentes que se saldaron con la detención de una persona por insultar a ertzainas.

El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo decidió prohibir la convocatoria al entender que estaba auspiciada por las ilegalizadas Batasuna y Askatasuna. El magistrado ordenaba en su auto judicial la adopción de las medidas necesarias para impedir su celebración. La Ertzaintza desplegó un fuerte dispositivo en los alrededores del velódromo que evitó el homenaje, cuyo inicio estaba previsto para las 17.30 horas.

Las personas que se reunían en los alrededores de Anoeta, ante la imposibilidad de llevar a cabo el acto, se dispersaron sin incidentes y se dirigieron hacia el barrio de Sagüés. Allí iniciaron una manifestación, que sumó varios miles de participantes, presidida por una pancarta en la que se reivindicaba el acercamiento de los presos. La marcha concluyó junto al Kursaal, donde se ofreció un breve mitin en el que se lanzaron consignas contra el PNV y los gobiernos español y francés. A su conclusión, los participantes se dispersaron hacia el Boulevard, donde se registraron diversos incidentes que culminaron con un joven detenido.