«Una clienta tiró 80 millones»

LUIS GÓMEZ L.GOMEZ@DIARIO-ELCORREO.COM
FELIZ. Asun repartió en Navidad el 'gordo'. / FERNANDO GÓMEZ/
FELIZ. Asun repartió en Navidad el 'gordo'. / FERNANDO GÓMEZ

Como en otras ciudades, la fortuna también lleva nombre de mujer en Bilbao. Se llama Asun, que se trabaja la suerte. Pero, ¿cómo se pilla? Un misterio. A la lotera de El Arenal bilbaíno le sientan tan bien los 'gordos' que los reparte «a montones».

-La suerte se vende, ¿pero se puede comprar?

-Compramos lotería y luego está la suerte de dar con el premio.

-Ahora que estamos en la administración, ¿por dónde anda?

-¿No tengo ni idea! A mí nunca me ha tocado, ¿eh? Muchas veces nos preguntamos: '¿Estará por aquí?' Miro por la caja y pienso: 'Puede ser este billete, aquél...'

-Muchos echamos el resto y siempre nos da la espalda.

-Ah, bueno, pues sí, a veces.

-Jugamos, pese a saber que es casi imposible que nos toque.

-¿Es posible! El 60% de la recaudación se destina a premios.

-Existen más probabilidades de que nos caiga un rayo que nos toque el 'gordo'.

-Ja, ja. Ya lo he oído. ¿Algún matemático lo ha dicho, no? -Nos vende ilusión a borbotones, para luego arruinárnosla.

-¿Que no! Ves cómo la gente comparte proyectos e ilusiones. Y, luego, si no toca, no pasa nada. Queda la salud, 'el Niño' de hoy, el sorteo del año que viene...

-¿Por qué si el cliente no queda satisfecho no nos devuelve el dinero, como los famosos grandes almacenes?

-Ja, ja. Superoriginal, usted. Habrá que plantear a ONLAE (Organismo Nacional de Loterías y Apuestas del Estado) la posibilidad de alguna devolución.

-¿Se juega 'por-si-a-ca-so-to-ca'?

-Un poco de envidieja sí que hay. Mucha gente llega diciendo: 'Ay, es que han jugado de mi empresa y tengo que llevar, porque fíjate si toca y yo no tengo'.

-06831. Gordo, bajo y feo, pero qué rico el primer premio de Navidad.

-Bajo, gordo, feo y de todo... ¿Lo que quiera! Pero fenomenal.

-¿Los décimos son como las personas? ¿No debemos juzgar las apariencias?

-¿Por supuestísimo! Todos tienen las mismas oportunidades. El jueves tuvimos el 00001. Pues bueno, ¿por qué no va a tocar?

-¿Por qué se hizo lotera?

-Por tradición. Comenzamos en 1914. Empezó el tío Eusebio, siguió mi padre, Ricardo, que ya falleció, y luego vine yo, en 1981, dos años antes de las inundaciones. Todo el mundo creía que iba a tocar aquí por aquello de que después de una desgracia... Cayó completo el segundo premio.

-¿Es cierta la leyenda de que a una tragedia le sigue una riada de millones?

-Yo no creía en ella, pero en nuestro caso se cumplió. ¿Di 7.000 millones de pesetas! El 55469. ¿Terrible! ¿Una desgracia!

-¿Terrible? ¿Para quién?

-Una señora tiró dos décimos del número premiado antes del sorteo de Navidad a la papelera. Hizo participaciones para sus familiares, pero se equivocó de sorteo al repasar una lista y, equivocadamente, los arrojó. Vino y nos dijo: '¿Tenéis el mismo número, que los he tirado?'

-¿Y?

-Le contesté que no quedaban, que se nos habían agotado. Se llevó otros billetes. Tuvo la mala suerte de que tocó ese segundo premio.

-¿Qué faena!

-Perdió 80 millones de la época. Se fue con sus familiares a los vertederos municipales de Artigas para ver si encontraba la bolsa donde los arrojó. Fue muy fuerte. Aquello le costó una enfermedad a la mujer, y casi...

-¿No vio ni un duro?

-Pleiteó contra Loterías. Tenía apuntada la serie y la fracción, pero... nunca los cobró. Otra muy buena fue la de unos señores que compraron unos décimos y se fueron de juerga a Pamplona con unas señoritas.

-¿Y?

-Regalaron un décimo a las chicas, y todos contentos y alegres. Pero tocó el 'gordo' y los muy sinvergüenzas denunciaron que se lo habían robado las chicas de alterne.

-¿Cómo acabó aquel affaire?

-No pasó nada. La señorita que guardó el número lo cobró y, afortunadamente, se hizo millonaria.

-Con el euro, ya no hace millonarios.

-No, no. Repartimos más que antes, pero traducidos a euros parece menos.

-¿Cuál es su número preferido?

-Adoro todos los acabados en 9.

-Anhelamos salud, amor pero todos soñamos con el dinero.

-Viene de maravilla y es imprescindible, ¿no cree?

-¿Existen personas gafes?

-Sí. Vaya que si existen. La señora que tiró los décimos, el que viene y tiene el 'gordo' colgado en el cristal y te suelta: 'De ese no me dé, que es feo; déme otro'.

-Por si acaso, ¿qué número me aconseja?

-Ja, ja. Cualquiera. Los bajos, todos esos que nadie quiere... ¿Ah! Llévese éste acabado en nueve, el 74809. Y.... ¿suerte, descreído!

Fotos

Vídeos