Sanz cree que ANV no se presentará a las elecciones porque ya estará ilegalizada

El presidente de Navarra cree estamos en el camino correcto para recuperar el consenso entre los grandes partidos a fin de combatir el terrorismo con toda la fuerza del Estado de Derecho

EFE |PAMPLONA
El presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz. /Archivo/
El presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz. /Archivo

El presidente del Gobierno de Navarra, Miguel Sanz, cree que "se está trabajando denodadamente para ilegalizar a ANV" y tiene la impresión de que este partido no se presentará a las elecciones generales porque "para marzo estará ilegalizado".

En una entrevista para hacer un balance del año que termina y analizar los retos del 2008, Sanz adelanta su pronóstico de los próximos comicios y augura que, en Navarra, "UPN, en coalición con el PP, va a ganar las elecciones generales con amplitud y el Partido Socialista va a recuperar el segundo puesto en detrimento de Nafarroa Bai, que bajará en votos respecto a las elecciones forales".

En cuanto a la política antiterrorista, agrega el presidente, "a mi me da la impresión de que estamos en el camino correcto para recuperar el consenso entre los grandes partidos a fin de combatir el terrorismo con toda la fuerza del Estado de Derecho, apartando de las instituciones a quienes no defienden la democracia y ponen en riesgo el régimen de libertades". "Hay que recuperar la senda de la unidad democrática, el pacto por las libertades, abriéndolo si es posible a otros grupos políticos democráticos, y hay que aplicar en toda su extensión y con una interpretación expansiva la Ley de Partidos Políticos", asevera.

Y es que, a su entender, "la vuelta de ETA al crimen y al asesinato" es la principal "sombra" de un año que entre sus "luces" tiene "el grado de consenso y de acuerdo alcanzado con el Gobierno de España, que nos ha permitido desbloquear una obra emblemática como el corredor navarro del Tren de Alta Velocidad y llegar a un acuerdo con el partido más importante de la oposición para aprobar los Presupuestos". Este consenso ha llevado también a recuperar las relaciones instituciones entre los Gobiernos de Navarra y España, cuyos presidentes mantienen en la actualidad "una relación fluida" sobre todo en materia antiterrorista.

Manifestación

Según Sanz, fue precisamente la ausencia de esta relación y la falta de información sobre el proceso abierto tras el alto el fuego de ETA lo que llevó al Gobierno de Navarra a convocar una manifestación, la del 17 de marzo, que "en las actuales circunstancias no hubiese sido necesaria". "Entonces existía un proceso, Navarra era una piedra angular de ese proceso, el Gobierno de Navarra no tenía información oficial alguna a pesar de los requerimientos que habíamos hecho y entonces consideramos que era necesario hacerla. Ahora no existe tregua y el Gobierno de Navarra tiene información desde el Gobierno central. Por tanto, ahora no la haríamos", explica.

Porque, según Sanz, durante el alto el fuego de ETA "que Navarra estuvo encima de la mesa es evidente" como tampoco le cabe "ninguna duda" de que "una posición de firmeza como la mantenida por el Gobierno de Navarra contribuyó a que al final no se diesen pasos a fin de satisfacer las peticiones de Batasuna-ETA" de conformar una "comunidad a cuatro", con el País Vasco y Navarra. Por ello, apostilla, "yo creo que al final todos los que creemos en la Navarra del Amejoramiento debemos mostrarnos satisfechos".

En estos momentos, tras la ruptura del alto el fuego, Sanz opina que "no existe peligro para la identidad foral" aunque también cree que "Batasuna y todo el nacionalismo en su conjunto no van a renunciar a su objetivo de conformar una comunidad única con las provincias vascongadas y con Navarra dentro". En cualquier caso, asegura, "a mi eso no me preocupa mientras ese objetivo esté respaldado por métodos democráticos, pero si que me preocupa el que la violencia, el chantaje y el tiro en la nuca sirvan para seguir manteniendo la presión a fin de conseguir este reto, la conformación de esta comunidad nueva sin el respaldo democrático de la inmensa mayoría de los ciudadanos".