Ibarretxe insiste en que en 2008 realizará la consulta soberanista

El lehendakari ha reafirmado su oferta de acuerdo a Zapatero que no retirará antes ni tras las elecciones

VASCO PRESS | BILBAO
Ibarretxe, en su tradicional discurso navideño. / Vídeo: Atlas/
Ibarretxe, en su tradicional discurso navideño. / Vídeo: Atlas

El lehendakari Juan José Ibarretxe ha reiterado su intención de convocar un referéndum en Euskadi el próximo 25 de octubre para "poner en marcha el reloj" y que la ciudadanía sea "la llave democrática capaz de abrir un proceso que nos traiga la paz y la normalización política".

En su tradicional discurso navideño, el lehendakari ha afirmado que este año 2007 finaliza "con una mezcla de frustración y de esperanza" y se ha mostrado convencido de que 2008 "va a ser un año trascendental, un año en el que se va a escribir el futuro de Euskadi para mucho tiempo".

Esto se va a lograr, en su opinión, sobre tres "pilares", como la paz, que es su "principal anhelo", el diálogo -"porque exista o no ETA se deben buscar soluciones políticas construidas a través del diálogo entre todos", ha dicho- y la decisión del pueblo vasco, porque consultar a la ciudadanía y respetar su resultado "es la base de la democracia y la 'clave de bóveda para solucionar el problema vasco".

Ibarretxe ha asegurado que los fracasos en los anteriores procesos de paz han demostrado que "la sociedad vasca no puede ser un mero espectador pasivo, no puede quedar al margen de ningún proceso de paz ni de búsqueda de una solución política", sino que hay que darle "el protagonismo que le corresponde".

Se ha mostrado "plenamente convencido", además, de que la sociedad vasca "va obligar a ETA a parar definitivamente y, también, nos va a exigir a los partidos políticos que abandonemos la crispación y abramos un proceso de diálogo para alcanzar un acuerdo democrático en un plazo de tiempo determinado".

"Nadie nos traerá soluciones que no encontremos nosotros mismos. Nadie lo hará por nosotros. Dejemos de mirar a ETA, a Madrid, a París o a Bruselas. Debemos tomar conciencia de que somos nosotros la llave de nuestro propio futuro", ha declarado. En este sentido, ha recordado que durante el último Pleno de Política General se comprometió a "dar la palabra" a la ciudadanía el 25 de octubre y "así lo haré".

Paz y acuerdo

Pero además de reiterar su intención de convocar la consulta, Ibarretxe ha exigido su desaparición a ETA, porque "llevamos muchos años, demasiados, de dolor y sufrimiento". "No queremos ni una víctima más. La violencia tiene que desaparecer y esa es una decisión que le corresponde adoptar a ETA de forma unilateral e irreversible, al margen de que los partidos alcancemos o no acuerdos políticos", ha dicho.

Junto a esto, ha apelado a la necesidad de alcanzar acuerdos entre los partidos y ha afirmado que "nunca podremos construir un futuro de paz y de normalización política criminalizando y persiguiendo el diálogo". Ha señalado que no hay solución "basada en las ilegalizaciones" o sin que se respeten los derechos humanos de "todas las personas, los presos también". "No creo en una solución basada en el recorte de derechos civiles y políticos, en la exclusión de una parte de la sociedad vasca", ha declarado.

Tras presentarse como "un militante del diálogo", el jefe del Ejecutivo vasco ha mostrado su intención de llevar este compromiso en favor del diálogo "hasta sus últimas consecuencias jurídicas y políticas". Ha recordado, además, la oferta de diálogo transmitida al presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, y ha manifestado que su mano "va a seguir estando tendida". "No la voy a retirar ni antes ni después de las próximas elecciones de marzo. Pero, eso sí, si la oferta de diálogo se rechaza, no nos quedaremos de brazos cruzados, seguiremos adelante", ha advertido.

Mensaje optimista

Con todo, y pese a subrayar el "hartazgo e indignación" generados por la ruptura de la tregua por parte de ETA, Ibarretxe ha aprovechado su discurso de Nochevieja para lanzar un mensaje de esperanza a la ciudadanía y ha asegurado que "no estamos dispuestos a dejarnos arrastrar de nuevo hacia el pasado destructivo".

"Ni ETA ni nadie van a conseguir arrebatarnos la esperanza de salir definitivamente del túnel de la violencia y encontrar una solución pacífica y democrática al conflicto político vasco. La sociedad vasca está cansada de la lacra del terrorismo y aburrida de que desde la política no ofrezcamos salidas", ha declarado.

En este punto, el lehendakari ha alabado la situación socioeconómica de Euskadi, destacando la existencia de una "una sociedad moderna y dinámica", con tasas de "pleno empleo", una renta familiar y por habitante superior a la media española y europea y con índices de riqueza, educación y esperanza de vida también elevadas.

Ibarretxe ha dicho que "en términos generales, podemos decir que vivimos bien", aunque ha reconocido que "seguimos teniendo problemas", como el de las personas que no pueden acceder a una vivienda digna o que carecen de estabilidad en el empleo. "Somos conscientes de esa otra realidad y desde el Gobierno os garantizo que vamos a seguir trabajando para atender y cuidar de forma prioritaria a quienes en nuestra sociedad más lo necesitan", ha señalado.