Actuar en toda la ciudad para evitar «la fragmentación social»

Los responsables municipales apuestan por «un desarrollo equilibrado» con promociones protegidas en todos los barrios de Bilbao

L. GÓMEZ

El parque inmobiliario municipal de Bilbao incluye en la actualidad 3.598 viviendas y 916 locales. Es el más importante, pero también «el más antiguo» de España, según recordó ayer Julia Madrazo. Los orígenes de Viviendas Municipales se remontan a 1918 y la edad media de los pisos se sitúa en los 44 años. Por aquella época, los bloques de pisos de promoción pública dedicados a alquiler se levantaron mayoritariamente en la periferia de la ciudad y, particularmente, en el barrio de Otxarkoaga-Txurdinaga. Situación que pretende erradicar Julia Madrazo. La delegada de Urbanismo apuesta por «un desarrollo cohesionado» de la ciudad, tanto en el aspecto urbanístico como en lo social. Y, desde este ángulo, en nada favorece, a su juicio, que las viviendas protegidas se concentren en muy pocos barrios.

«Queremos evitar los desequilibrios porque esta política sólo nos lleva a la fragmentación social», sostiene la concejal de IU. Actualmente, el 44% de las viviendas públicas de alquiler se extienden por las arterias que conforman el distrito de Txurdinaga y Otxarkoaga. Cuando las nuevas construcciones «sean una realidad», ese porcentaje se rebajará a un 34,7%. El resto de promociones irán en Ibaiondo -25,2%-, Rekalde -17,2%-, Deusto -9,9%-, Begoña -7,5%-, Basurto-Zorroza -4%- y Uribarri -1,5-. Sólo con la promoción de un reparto «equitativo y justo», se garantiza, según Viviendas Municipales, «una ciudad equilibrada y homogénea» en lo social. «Donde antes no estábamos, empezamos a figurar y vamos a llegar a bastantes más lugares», promete la delegada de Urbanismo.

Para garantizar el éxito de la política de alquiler y favorecer a las clases más desfavorecidas, la entidad municipal instaura unos alquileres «justos y razonables» con una duración de cinco años y dirigidos a personas con ingresos anuales de entre 3.000 y 33.000 euros. Las rentas medias nuevas alcanzan los 225 euros mensuales, mientras que las antiguas han quedado fijadas en 165. «Puede parecer mucho, pero que pregunten qué les parece a los inquilinos que tienen prohibido el acceso al mercado libre».

Viviendas Municipales mantiene un «riguroso control» y una política de rotaciones a fin de evitar que estos pisos sean ocupados por personas con una buena situación económica. «Son para la gente más necesitada, así que si algún inquilino registra ingresos superiores a los estipulados, deberá dejar la vivienda a otras personas», afirmó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos