La defensa de Atutxa solicitará mañana al Constitucional la "suspensión inmediata" del proceso penal

El Tribunal Supremo tiene previsto analizar en diciembre la actuación del representante peneuvista por haberse negado a disolver Sozialista Abertzaleak cuando actuaba como presidente del Parlamento vasco

EL CORREO DIGITAL |BILBAO
Atutxa, Bilbao y Knörr, en la puerta del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. / Archivo/
Atutxa, Bilbao y Knörr, en la puerta del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. / Archivo

La defensa de Juan María Atutxa solicitará mañana al Tribunal Constitucional la suspensión del proceso penal abierto contra el dirigente del PNV por haberse negado a disolver el grupo Sozialista Abertzaleak cuando actuaba como presidente del Parlamento de Vitoria. "De dictarse sentencia se profundizaría en la lesión de los derechos fundamentales, restringiendo drásticamente la eficacia reparadora de los recursos de amparo", afirmará la defensa en su recurso.

El Tribunal Supremo tiene previsto decidir el próximo mes si condena o ratifica la absolución de Atutxa. La Sala de lo Penal madrileña analizaríá el miércoles 12 de diciembre el recurso de Manos Limpias contra la sentencia del Tribunal Superior vasco que exculpaba de un delito de desobediencia al representante peneuvista y a sus dos compañeros en la Mesa de la Cámara, Gorka Knörr y Kontxi Bilbao.

El caso se remonta a 2003 cuando los tres implicados evitaron la disolución de SA, a pesar de que el Supremo había emitido una orden expresa en la que exigía la anulación de este grupo parlamentario por entender que era una continuación de Batasuna, coalición que acababa de ilegalizar. Aquella actuación ya fue enjuiciada en dos ocasiones por el Superior vasco, que optó en ambas por absolver a los tres implicados. En la primera, el tribunal apeló a la inviolabilidad parlamentaria de la que gozan los representantes de la Cámara de Vitoria, argumento éste que fue rechazado por el Supremo al ordenar la repetición del juicio y exigir al Superior vasco que entrara en el fondo de la cuestión.

La Sala que preside el magistrado Juan Saavedra tiene ahora sobre la mesa la última impugnación de la asociación Manos Limpias contra la sentencia de los jueces vascos. La acusación popular reclama para los tres encausados dos años de inhabilitación para ocupar cargo público -Kontxi Bilbao sigue en su puesto en la Mesa del Parlamento- y una multa de doce meses a razón de 300 euros diarios para cada uno.