7.000 almas contra el frío

Deportistas de todas las edades desafiaron a las bajas temperaturas en el 20 aniversario de la Herri Krosa Josu Amutio e Iraia García terminaron los primeros

BORJA GÓMEZ
EMBLEMA. El Guggenheim recibio la visita de los corredores./
EMBLEMA. El Guggenheim recibio la visita de los corredores.

El frío, la lluvia e incluso la nieve han acompañado durante estos 20 años a la gran fiesta del atletismo vizcaíno. Obstáculos menores que nunca han logrado deslucir la Herri Krosa, la segunda carrera popular más numerosa del País Vasco. Ayer 6.914 corredores desafiaron a las bajas temperaturas para recorrer los 10 kilómetros que componían el circuito urbano dispuesto por las principales calles de Bilbao.

Como cada año, el numeroso pelotón de atletas y aficionados acudió puntual a la tradicional cita. A las 11.00, en la Gran Vía. Miles de camisetas blancas conformaron el cuerpo de la colosal serpiente que durante varios minutos se deslizó camino de la meta. Entre ellos, algunos deportistas de élite que aprovechan la carrera como entrenamiento y pelean por cruzar la línea en primera posición. Los menos. Y es que el espíritu de esta tradicional fiesta no es otro que fomentar el deporte y la vida sana, como recuerdan los organizadores. Junto a los competidores, hombres, mujeres y niños de todas las edades que se enfrentaron al frío matinal, haciendo gala de coraje y entusiasmo con el único propósito de disfrutar de la carrera. Como Martín de la Cruz, un valeroso vecino de Amorebieta que a sus 83 años dio todo un ejemplo de pundonor afrontando el reto de terminar la carrera.

El primero de los casi 7.000 participantes en cruzar la meta fue el atleta bilbaíno Josu Amutio. Su gesto de alegría, con los brazos en alto, le delató. «Estoy muy contento. Aunque sea una carrera popular siempre es bonito ganar», admitió sin apenas resuello. El corredor local paró el cronómetro en 31 minutos y 13 segundos. «La verdad es que se sufre. Me he entregado a fondo», confesó. Por detrás apareció ,más de medio minuto después, otro de los corredores habituales en las clásicas autonómicas, Unai Sáenz de la Fuente. El corredor de Arrigorriaga, gran dominador de la prueba en los últimos años gracias a sus 4 triunfos en 02, 04, 05 y 06 no pudo seguir esta vez el ritmo del vencedor, que comenzó a distanciarse de sus perseguidores a mitad de prueba. Por detrás de ellos, a escasos segundos, llegaron Zuoinat Mouloud e Iurgi Etxeandi e Iurgui Etxeandia.

«Aquí ganamos todos»

En categoría femenina, Iraia García fue la primera en completar los 10 km de recorrido por delante de Teresa Sanz y Ane Ortega. La corredora de Amorebieta, fiel asistente a la cita bilbaína en la que ha participado en 13 ocasiones, cruzó la meta en 38,42 minutos. A pesar de su evidente felicidad por la victoria, García demostró tener asumida la filosofía de la prueba. «Aquí ganamos todos», destacó tras recibir la felicitación de quienes la rodeaban.

Tras ellos comenzaron a llegar los primeros aficionados pocos minutos después. En pequeños grupos, primero. A cientos, después. Todos ellos vencedores, con una gran sonrisa iluminando su rostro. Algunos recibieron los calurosos saludos de familiares y amigos que aguardaban en la meta. Otros no se contentaron con ello y recorrieron los metros finales de la mano de sus retoños. Futuros participantes que seguiran manteniendo en pocos años el espíritu de una carrera pensada para unir a la gran familia del atletismo vizcaíno.