Lasuen critica en su último libro el escudo «desvirtuado» del Consistorio de Zaldibar

Califica de «despropósito mayúsculo» el acuerdo municipal

LOREA ORTIZ
24 LIBROS componen la colección de historia sobre Zaldibar. / J. C./
24 LIBROS componen la colección de historia sobre Zaldibar. / J. C.

El escudo que desde hace dos años utiliza el Ayuntamiento de Zaldibar como logotipo en su sello e impresos oficiales, así como en programas de actividades y festejos, está «mutilado y desvirtuado», según detalla Balendin Lasuen en su última publicación. Se trata de la penúltima obra de la colección Cuadernos de Historia Local que comenzó hace siete años. En esta ocasión se ha centrado en los si¿mbólos de la anteiglesia al entender que «han sido y son una parte importante de la memoria histórica local, utilizados a lo largo de los siglos», explica el escritor de 83 años.

El volumen número 24 de la colección sobre la historia de Zaldibar se centra en los «símbolos, banderas y escudos utilizados por nuestro pueblo de una manera similar a las demás anteiglesias de la antigua merindad de Durango o Condado de Durango o Tierra de Durango, que fue denominado de las tres formas y conocido en la actualidad como Duranguesado».

Dedica especial atención a la modificación del escudo de la anteiglesia. «El hecho no deja de ser un despropósito mayúsculo, aunque para tal cambio habrá habido un acuerdo municipal al efecto», lamenta. En este sentido el escritor zaldibartarra critica que «da la impresión de que se ha obrado con excesiva ligereza, sin el rigor deseado, probablemente tratando de dar un toque de modernidad, a semejanza de cómo se viene observando en la publicidad industrial y comercial durante los últimos años. Pero un Ayuntamiento difiere ostensiblemente de cualquier empresa, cuyos logotipos no están sometidos a la rigurosidad y normativa que debe seguirse en los escudos de armas», censura.

En este sentido, Lasuen recuerda que el de Zaldibar no es el único Ayuntamiento de la comarca del Duranguesado que ha cambiado el escudo, ya que tanto Abadiño como Durango también lo han hecho. Sin embargo, el autor alaba la labor de Elorrio «que está dando ejemplo de buen hacer, al tratar de subsanar el error que han observado, logrando así un escudo correcto».

Investigación minuciosa

Tras un año de investigación sobre cuándo se implantó el escudo de armas y la descripción completa, el escritor zaldibartarra ha llegado a la conclusión de que «no sabemos cuál es el escudo original. Sabemos que tiene un árbol, aunque se desconoce la especie y si está o no frutado, así como si el animal que posa a su pie es un caballo, lobo o jabalí. Habrá que seguir investigando», afirma el autor que hace mención al actual escudo, con el roble y el caballo, cuya incorporación data de 1976 con su llegada a la Alcaldía. «En mayo de 1976 opté por dirigirme al archivero de la Casa de Juntas de Gernika, solicitando el escudo correspondiente a nuestra anteiglesia con la descripción de las armas y esmaltes», recuerda.

Al final del libro, Lasuen se pregunta cuál de los cuatro posibles blasones sería el más idóneo para Zaldibar. «Sería preciso que, tras una investigación minuciosa por parte de un especialista y posterior acuerdo municipal, podría quedar establecido el definitivo para su posterior presentación en las Juntas Generales», plantea el historiador local.

Las cuatro opciones son los linajes de Zaldua y Zaldibar, el de Zaldua de Eitzaga o el utilizado entre 1920 y 1976. No obstante, Lasuen considera «deseable» la última opción, «dado que parece haber existido la participación del Ayuntamiento, pero con la certeza del animal de que se trate, bien sea lobo, jabalí o caballo, así como la especie de árbol, roble o encina».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos