La salud del Athletic

Josean Lekue, jefe de los servicios médicos del Athletic, explica su método de trabajo y el estado de la enfermería rojiblanca

LUIS ANSORENA
REFLEXIVO. Lekue explica su método de trabajo. / L. Á. GÓMEZ/
REFLEXIVO. Lekue explica su método de trabajo. / L. Á. GÓMEZ

«Hasta ahora se han hecho muchas cosas bien. Tenemos que seguir así y mejorarlas. No se trata de cambiar radicalmente el método de trabajo empleado hasta ahora (en referencia a la labor de Sabino Padilla)». Josean Lekue, jefe de los Servicios Médicos del Athletic, habla con tono pausado, le da mil vueltas a las preguntas de los periodistas y se muestra temeroso a que se le malinterprete. El médico, que llegó a Lezama tras la victoria electoral de Fernando García Macua con la misión de sustituir a Sabino Padilla, presentó ayer en rueda de prensa su método de trabajo. Han pasado casi cuatro meses desde que estrenó el cargo y asegura que pocas cosas han cambiado en la enfermería del club.

Lo que sí es cierto es que hay una escena que no se ha repetido desde el mes de julio. La imagen del jefe de los servicios médicos del Athletic corriendo junto a los jugadores de la primera plantilla, tal y como hacía Padilla, no se ha vuelto a ver. Lekue, que tiene un contrato que le vincula con el club hasta el fin del mandato de Macua, considera que no es su labor. «El entrenador y el preparador son los responsables de la condición física del equipo», justifica. Evita los flashes de los fotógrafos y se recluye en la consulta. Hay mucho trabajo por delante.

LOS SERVICIOS MÉDICOS

«Estamos al nivel del resto de los clubes de Primera División»

Lekue tiene a su mando a 16 personas. Seis de ellas trabajan para la primera plantilla (un enfermero, tres fisioterapeutas, un podólogo y un médico); el resto de empleados se encarga de la salud de las categorías inferiores rojiblancas.

Este despliegue humano permite a los servicios médicos del Athletic, según su jefe, «estar al nivel del resto de clubes de Primera División». «Incluso hemos tenido un nivel de estabilidad mayor en los últimos años que el resto. En equipos como el Barça, por ejemplo, ha habido vaivenes. Además, aquí estamos bien dotados de recursos. Eso sí, no estamos sobrados de espacios», explica.

¿Qué puede aportar los servicios médicos del Athletic al primer equipo? Lekue distingue tres misiones: asistir a los jugadores en caso de lesión, optimizar la condición física (a través de la evaluación, del control del entrenamiento y del seguimiento de sus dietas) y prevenir lesiones.

Y, ¿cómo se planifica una temporada de un equipo de Primera?, ¿se busca que los futbolistas estén al máximo en una fecha determinada? «Nosotros sólo atendemos a la demanda. En el fútbol de hoy en día no hay picos de forma. Nuestro único pico de forma es el próximo domingo».

CARLOS GURPEGUI

«No tengo dudas: volverá a rendir a su mejor nivel»

Uno de los temas recurrentes a la hora de conversar con el jefe de los servicios médicos del Athletic es la situación Carlos Gurpegui. El centrocampista rojiblanco no juega un partido oficial desde el 9 de abril de 2006 (Athletic 1-Mallorca 1). Su positivo por norandrosterona le alejó de los terrenos de juego. A pesar de los meses de inactividad, Lekue cree que Gurpegui «volverá a rendir a su mejor nivel». ¿Por qué? «Viendo su actitud no tengo ni una sola duda: se entrena maravillosamente bien y tiene gran fortaleza mental y física. Es un 'crack', una persona impresionante. El día que 'debute' no estará a su mejor nivel, le faltarán minutos, pero sí que creo que se recuperará totalmente». ¿Y qué piensa el jefe de los servicios médicos del Athletic sobre el positivo del navarro? «Es un tema tan complejo que creo que lo más prudente es no hacer ningún tipo de mención».

PABLO ORBAIZ

«Sus lesiones son fruto de la mala suerte»

Pablo Orbaiz es uno de los jugadores que más visita la enfermería del Athletic. Por un motivo u otro, siempre acaba volviendo. Roturas de ligamentos, problemas musculares, una infección en la rodilla... «Es una cuestión de mala suerte», indica Lekue. «A alguien como Pablo, con el nivel de implicación altísimo que muestra, no se le puede achacar ningún despiste. Es más mala suerte que otra cosa. Además, no creo que el número de lesiones de Pablo sea más alto que el de otros jugadores. Sí la gravedad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos