Valderejo recupera su 'faro'

La Diputación restaura un menhir de 5.000 años, descubierto en 1982 en el parque natural

B. CORRAL
EL MENHIR y Koldo Martínez. / J. ANDRADE/
EL MENHIR y Koldo Martínez. / J. ANDRADE

Los amantes de la naturaleza y la historia cuentan con un nuevo atractivo en el parque natural de Valderejo. Se trata del menhir que ya preside el horizonte de la sierra de Lahoz, restaurado por la Diputación alavesa para devolverle su apariencia original. El monumento prehistórico, situado en el Portillo de Gustal, mide 3,75 metros, pesa 1.300 kilos y tiene 5.000 años.

El monolito fue descubierto en 1982 por el sacerdote e investigador Félix Murga, que dejó constancia de su existencia. Pero transcurrieron 23 años más hasta que las prospecciones del Instituto Alavés de Arqueología lo sacaran a la luz. Y vieron que el menhir, anclado en un agujero de 70 centímetros de profundidad, se había caído en algún momento de la historia por la inclemencia del tiempo y roto en dos.

Un equipo de expertos, coordinado por el arqueólogo Pedro Lobo y el geólogo Koldo Martínez, lo ha restaurado entre agosto y septiembre. «Debido a su estrechez optamos por bajarlo a la casa del parque. Vimos que faltaba material en la roca y utilizamos taladros, varillas de hierro galvanizado e inyecciones de hormigón en la base», relató Martínez.

Una vez completado, se devolvió a su ubicación. «Sólo lo desplazamos un poco para preservar el agujero original», añadió el geólogo. Y es que tras excavarlo hallaron en él más de cien fragmentos de herramientas de sílex «derivadas del trabajo de preparar otros utensilios», detalló Lobo. El experto aludió al carácter «artificial y prehistórico del monolito» que, al carecer de restos orgánicos como en el monumentos de Arlobi, en Gorbea, resulta más difícil datarlo.

Pero sus similitudes con otros de la zona cantábrica le permitieron situar su construcción en el 3.000 antes de Cristo, en el Cretácico Superior. «Se cree que podía servir como un 'faro', una referencia para atravesar la sierra», añadió la diputada de Cultura, Lorena López de Lacalle. Junto con el responsable de Medio Ambiente, Mikel Mintegi, visitó ayer la zona y anunció que dotarán al parque de una «dimensión cultural» para darlo a conocer.