Come una seta tóxica para demostrar que no es mortal y acaba en Urgencias

El hombre, que estaba ebrio, comenzó a hincharse y a vomitar y su piel se tornó amarilla tras probar una amanita faloides

EL CORREO
Come una seta tóxica para demostrar que no es mortal y acaba en Urgencias

Un vecino de Fuentes de León (Badajoz) ha puesto en peligro su vida al ingerir voluntariamente una seta 'amanita faloides', de alta toxicidad y que puede llegar a ocasionar incluso la muerte. El 'experimento' llevó a José Manuel Hidalgo Recio, de 45 años, al hospital Infanta Cristina de la capital pacense, donde ha permanecido dos días ingresado.

El suceso ocurrió el pasado domingo durante unas jornadas micológicas celebradas en la localidad. Tras un día de recogida y exposición de hongos, el osado Hidalgo se enzarzó en una discusión con otros vecinos sobre la capacidad letal de un ejemplar de 'amanita faloides' que se mostraba junto a un cartel en el que se alertaba sobre su peligro con una ingesta de tan sólo veinte gramos.

Un testigo presencial y miembro de la asociación juvenil y medioambiental local 'La Sotarraña' -organizadora de las jornadas- explicó que, en un momento de la discusión, Hidalgo «agarró de pronto la seta expuesta y, para probar que no era venenosa, mordió y masticó la mitad de su sombrero». José María Álvarez no podía salir de su asombro. El resto de vecinos le pidieron que no la tragara y la escupiera inmediatamente. Sin embargo, ante la estupefacción de todos los presentes, José Manuel se comió en un segundo bocado el resto del sombrero.

Síntomas de embriaguez

Hidalgo, que presentaba claros signos de embriaguez, seguía manteniendo ante los demás que la seta no era mortal y aseguraba que el paso de las horas demostraría quién tenía razón. Ante esta situación, los vecinos, alarmados, llamaron a la Guardia Civil y a una ambulancia. En un principio, se negó a acompañar a los servicios sanitarios, que pretendían trasladarlo al hospital de Zafra en ambulancia. Tras unos momentos de tensión, un amigo le convenció y accedió a ser evacuado.

Para cuando llegó al centro hospitalario ya había comenzado a sentir los síntomas de la intoxicación. Su cuerpo se estaba hinchando, su piel se tornaba de color amarillento y se presentaron los primeros vómitos. Tras una primera asistencia, los médicos decidieron trasladarle en una UVI móvil al hospital Infanta Cristina de la capital pacense, donde fue inmediatamente ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos, donde ha permanecido dos días. Los facultativos esperan ahora los resultados de los análisis realizados para valorar los daños que la ingesta de la seta ha podido provocar al paciente en órganos tan vitales como el hígado o el corazón. Hidalgo aseguró en el centro que comió la 'amanita faloides' «convencido» de que no era tóxica, aunque reconoció, que según los médicos, su hígado presentaba «un nivel muy elevado» de transaminasa, una enzima que «se dispara» en casos de graves trastornos hepáticos.

Fotos

Vídeos