Damiano Cunego renace en el Giro de Lombardía al batir a Ricco y Samuel

El asturiano del Euskaltel, segundo en 2006, vuelve a subirse al podio Evans se impone en el UCI Pro Tour

AGENCIAS
FELICIDAD. Samuel Sánchez sonríe en el podio del Giro de Lombardía junto a Cunego, el ganador, y Ricco. / AP/
FELICIDAD. Samuel Sánchez sonríe en el podio del Giro de Lombardía junto a Cunego, el ganador, y Ricco. / AP

Hace tres años, Damiano Cunego tenía edad de promesa, 23, y palmarés de figura. Cerró esa temporada con el triunfo en el Giro de Lombardía. Pero ahí se frenó. Su evolución no ha sido la esperada. Ni ha vuelta a ganar el Giro de Italia ni ha podido con el Tour o el Mundial. Tampoco 2007 le ha rescatado. O eso parecía hasta ayer. El líder del Lampre aguantó en las subidas del Giro de Lombardía el ímpetu de Ricco y supo agarrarse a Samuel Sánchez en los descensos. Con esa suma de méritos entró primero por delante de Ricco y del asturiano del Euskaltel-Euskadi -llegó a 10 segundos- en la línea de meta de Como. «Con esta victoria le cierro la boca a los que decían que no era capaz de ganar», dijo al bajar del podio.

La clásica de las hojas muertas comenzó viva: con siete corredores en fuga. Contrini, Bailetti, Szmyd, Mejías, Ignatiev, Roy y De Gasperi. En la primera hora se cubrieron 45 kilómetros. Luego se movieron Kohl, Tosatto, Possoni y Losada (C. d'Epargne). Y más tarde Lastras (C. d'Epargne), Del Nero (Saunier) y Alan Pérez (Euskaltel-Euskadi).

Camino de Ghisallo, el Lampre de Cunego redujo la diferencia de los fugados. En la dura subida a Ghisallo se dejaron ver Andy Schleck y Dekker. El ritmo dejó en cabeza a una treintena de dorsales, entre ellos, Cunego, Ricco, Franck Schleck, Samuel Sánchez y su compañero Igor Antón.

Caída de Schleck

El Giro de Lombardía quedó perfilado en la ascensión a San Fermo della Bataglia. Ya a un paso de la meta. El CSC aceleró con Kroon y Kolobnev para lanzar a Frank Schleck, uno de los favoritos. El luxemburgués repitió sus ataques hasta quedarse con Cunego y Ricco. En los tramos de descenso, Samuel Sánchez se unió a ellos en compañía de Evans -ganador final del UCI Pro Tour-, de Dekker, de Mazzanti, de Rebellin y de Igor Antón. El vizcaíno, precisamente, fue el que aceleró en el inicio del último repecho.

Para entonces, el más fuerte, Frank Schleck, se había ido al suelo en un recta. Sus opciones se perdieron en ese descuido. Ya en las rampas que llevaban a Como, Ricco trató de deshacerse de Cunego. El joven del Saunier Duval insistió. Pero Cunego no se despegó. Se sabía más fuerte en el sprint.

Así fue. Cunego no perdonó. Arrancó con fuerza e hizo suyo el sprint a dos. Ricco nunca tuvo opciones. Al entrar, Cunego desplegó su euforia. «Me he emocionado», reconoció. A unos metros llegó el grupo perseguidor con Samuel Sánchez a la cabeza. El asturiano, segundo tras Bettini el año pasado, volvió subir al Euskaltel-Euskadi a un podio Pro Tour.

Fotos

Vídeos