Reclaman al Gobierno vasco «más transparencia» sobre la procedencia del ganado

LOREA ORTIZ

El matadero Erralde de Durango, gestionado por catorce ayuntamientos vizcaínos, exigió ayer al Gobierno vasco que ofrezca «más información, claridad y transparencia» sobre la procedencia del ganado que se sacrifica en Euskadi tras la polémica desatada semanas atrás, cuando el sindicato EHNE acusó a Gurokela, con accionariado del Ejecutivo autónomo, de adquirir reses en el extranjero a bajo precio para reventar el mercado. Reprocha a la Administración su «manifiesta intencionalidad a la hora de intentar confundir a la ciudadanía con porcentajes de comercialización en lugar de señalar el número de ganado autóctono que se sacrifica en cada centro».

El Ejecutivo, en su opinión, debería clasificar a los mataderos según la procedencia del ganado. En este sentido, los ayuntamientos reprochan que la «labor de sostenibilidad y de servicios» que realiza tanto Erralde como el resto de instalaciones en sintonía con el de Durango «no es reconocida por parte de la Administración vasca, que apoya y subvenciona proyectos en los cuales el 80% de los animales sacrificados no son de la comunidad», precisa la nota de prensa divulgada ayer.

Según los datos aportados por Erralde, desde que el matadero de Durango reabrió sus puertas a mediados de febrero, se han sacrificado 4.250 cabezas de vacuno, de las cuales el 96% es de procedencia autóctona. Además, un total de 1.250 ganaderos han utilizado las instalaciones en estos ocho meses. «El apoyo recibido por parte de este sector ha llevado a Erralde a ser uno de los mataderos con más apoyo por parte de los ganaderos de la comunidad», recoge el comunicado.