Ipurúa se quedó helado

El Eibar perdió en el minuto 90 ante un Sevilla Atlético firme en defensa que rentabilizó su única ocasión clara del encuentro El gol llegó cuando los locales jugaban con 10 por expulsión de Txiki

J. F. GARITAONANDIA
Txiki, quien se lleva un balón ante un rival y Urzelai, fue expulsado al final del partido y el Sevilla Atlético aprovechó para ganar al Eibar (0-1). / JULIO CALLEJA/
Txiki, quien se lleva un balón ante un rival y Urzelai, fue expulsado al final del partido y el Sevilla Atlético aprovechó para ganar al Eibar (0-1). / JULIO CALLEJA

El Eibar sufrió ayer una derrota inmerecida (0-1) en Ipurúa ante un Sevilla Atlético que ganó sin buscarlo en el minuto 90, en su única ocasión clara del partido. El gol dejó helados a los presente pese al calor. Más efectividad imposible y más suerte, tampoco, en un partido en el que el 0-0 parecía inamovible. Pero la expulsión de Txiki fue bien aprovechada por los visitantes, muy firmes atrás.

Curiosamente, la derrota de los eibarreses, que merecieron puntuar y no lo hicieron, ante el filial sevillista fue el 30 de septiembre,y el conjunto visitante se llevó un premio tan excesivo como el 1 de septiembre logró la Real Sociedad por el mismo resultado. Al equipo entrenado por Javier Mandiola le sentó mal el comienzo de mes y también el final, ya que perdió una semana antes en Málaga.

Era la primera vez que el Eibar se enfrentaba al Sevilla Atlético entrenado por Manolo Jiménez, el mejor filial del fútbol estatal y el único que milita en Segunda A tras haber ascendido en junio pasado, como el conjunto eibarrés.

Respecto al equipo que perdió en Málaga, Mandiola hizo tres cambios en el once, ya que Txiki, Codina y Yagüe jugaron en lugar de Martino (no fue convocado), Nacho Insa y Goiria, que estuvieron en el banquillo.

Aunque el verano ya ha acabado, ayer, último día de septiembre, hizo calor debido al viento sur, lo que nunca ayuda a los equipos vascos, aa los que les va el fresco. El viento sur 'aplatanó' a los azulgranas, que inicialmente no jugaron con la gran intensidad y velocidad que acostumbran. Se jugó con poco ritmo y menos presión al rival de lo habitual, y eso benefició a los andaluces, que actuaron con comodidad en los primeros minutos.

Además, el Sevilla Atlético es un filial 'reforzado', ya que en su plantilla hay, 14 canteranos, 8 futbolistas estatales, 4 argentinos y un brasileño. No dio la impresión de ser un conjunto 'novato', todo lo contrario, ya que el club sevillista intenta formar jugadores y, además, lograr la permanencia.

Yagüe tiró fuera en la primera ocasión del partido. Hubo pocas oportunidades, porque para el Eibar fue difícil el crear peligro, porque se empeñó en entrar por el centro, donde el pivote visitante, Ismael ayudó a una zaga sevillista muy firme. Además, en el filial hispalense todos ayudan en tareas defensivas y cuando un azulgrana cogía el balón siempre tenía dos rivales encima.

Larguero de Txiki

La ocasión más clara de los azulgranas, la protagonizó Txiki, que sacó una falta directa escorada desde fuera del área y su buen lanzamiento golpeó en el larguero.

Al comienzo de la segunda parte, de nuevo Txiki volvió a lanzar una falta directa que despejó el portero Javi Varas.

Altuna y Goiria saltaron al césped para sustituir a Zurutuza y Yagüe respectivamente. Con ellos el Eibar ganó en capacidad de remate aéreo, ya que el partido de ayer, muy igualado, podía decidirse en una jugada a balón parado -el empuje de los locales obligó al Sevilla Atlético a forzar cinco saques de esquina en la media hora de la segunda mitad-, en las que Altuna y Goiria son buenos rematadores. Altuna remató en una acción alto a pase de Goiria, quien cabeceó dos balones en sendas acciones, aunque sin peligro.

El Eibar acabó con 10 hombres por una absurda expulsión de Txiki por doble amonestación, ya que.la segunda tarjeta fue por protestar reiteradamente a un juez de líneaen una jugada en la que iba a sacar una falta a favor. Los visitantes, que arriesgaron poco, se llevaron la victoria casi sin buscarla. Y es que en una acción aislada, que comenzó Juan Pablo en la zona donde no estaba Txiki -se puso a jugar de lateral derecho Carmelo-, marcó gol Moreno en la única jugada peligrosa del filial hispalense, en el minuto 90.

Increíble, los visitantes ganaron sin hacer casi nada en ataque. Aunque, el técnico visitante arriesgó al final, cuando su equipo jugaba en superioridad numérica, al dar entrada a un jugador ofensivo, Moreno, quien sustituyó al pivote Ismael. Así, un recién salido, dio un pase de gol a Moreno, que también acababa de saltar al campo,aprovechó su 'chispa' al estar fresco y se escapó por velocidad de los locales, marcando el 0-1 que dejó a todos helados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos