«Perder la Vuelta 2005 me ha ayudado a ganar ésta»

J. G. P.

Es de respuestas rápidas. Con coletillas tajantes: «Y nada más». No especula. A mitad de Vuelta dijo que tenía el 50% de la carrera ganada. Cuando la ronda había cruzado sus tres cuartas partes, pues eso: «Ya tengo el 57 por ciento». Sólo ayer, a falta unicamente del paseo de hoy hacia Madrid, se adelantó a la ley de porcentaje. «Es mejor ganar así la Vuelta que como en 2005». Cuando el positivo de Heras le coronó a destiempo, dos meses después de terninada la prueba. «No pude disfrutar de ese triunfo con mi familia». Hoy lo hará. Por ésta y por aquélla.

-¿Ha llegado a sentirse ganador de la Vuelta 2005?

-No sentí nada especial cuando me comunicaron la descalificación de Roberto Heras. Tuve una sensación extraña. Me hubiera gustado ganar la carrera de otra manera, en la carretera. Pero la historia no se puede cambiar. Y nada más.

-De esa Vuelta sacó un extra de autoconfianza.

-Sí. Pude confirmar muchas cosas, como que soy un corredor de vueltas de tres semanas, que me recupero bien, que aguanto la presión de ser el líder. Nunca hasta entonces había tenido esas sensaciones.

-Perdió aquella carrera por un descuido en el descenso de la Colladiella. ¿Le ha dado a eso muchas vueltas?

-Bueno. El pasado es pasado. Y ya está. Ahora soy más maduro. Perder aquella Vuelta me ha ayudado a ganar ésta.

-Al fin podrá disfrutar del triunfo.

-Ya lo estoy haciendo. Veo las caras de mi equipo, de mi gente. En 2005 no pude. Y es bonito vivir algo así.

-Ha ganado con facilidad. ¿Tuvo algún momento complicado?

-He sido regular. No he tenido ningún momento de debilidad. Y Los mejores fueron en la contrarreloj y en Andorra. No he tenido bajones. Eso me da confianza para el futuro.

-¿Y el Tour, su carrera vocacional? Fue el mejor joven de la ronda gala, pero no termina de poder con esa carrera.

-Al Tour le tengo mucho respeto. He vuelto varias veces muy desilusionado de esa carrera. No quiero obsesionarme con luchar por el Tour. Será el primer objetivo en 2007, pero porque es la primera en el calendario. Luego está la Vuelta.

-Se retiró del pasado Tour cuando su compañero Rasmussen fue excluido. ¿Comenzó entonces a pensar en la Vuelta?

-Fue antes, en Briançon, cuando vi que ya no tenía opciones en la general. Ayudé a Michael Rasmussen y ya empecé a pensar en la Vuelta.

-¿Cómo vivió desde dentro del Rabobank la exclusión de Rasmussen, líder del Tour?

-Fueron unos días malísimos. Pero en una semana lo olvidé. No hay que mirar atrás. Y nada más. Me centré en la Vuelta a España. Sabía que estaba en un gran momento y tenía que aprovecharlo. Y ya está.

-¿Ha hablado con Rasmussen durante esta Vuelta?

-Sí, hemos hablado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos