La BBK invertirá 80 millones de euros en construir una nueva sede en Zorrozaurre

El nuevo edificio, con 25.000 metros cuadrados de oficinas, será inaugurado en 2013 y encargado a un arquitecto de prestigio La iniciativa es fruto de un acuerdo con el Gobierno y el Ayuntamiento

MANU ALVAREZ M.ALVAREZ@DIARIO-ELCORREO.COM
ACUERDO. Xabier de Irala, flanqueado por el consejero Javier Madrazo y el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, en el acto de ayer. / MITXEL ATRIO/
ACUERDO. Xabier de Irala, flanqueado por el consejero Javier Madrazo y el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, en el acto de ayer. / MITXEL ATRIO

La BBK ha decidido apuntarse a la moda de abandonar el centro de las ciudades para construir su 'cuartel general' en la periferia, como ya han hecho el BBVA y el Santander en Madrid y está a punto de consumar la Caja Vital de Álava. La entidad financiera anunció ayer la firma de un acuerdo con el Gobierno vasco y el Ayuntamiento de Bilbao para construir una torre de oficinas en la península de Zorrozaurre, el futuro área de expansión y rejuvenecimiento de la capital vizcaína, con una inversión que rondará los 80 millones de euros, más de 13.000 millones de pesetas.

La Bilbao Bizkaia Kutxa pagará 24 millones al Ejecutivo autónomo por unos terrenos que, aunque resulte extraño, aún no están del todo definidos. Se sabe que son parte de los que figuran a nombre de Visesa -la sociedad pública de promoción de viviendas- dentro de Zorrozaurre, que estarán en la esquina más próxima al punto en que esa franja de terreno se une con el barrio de Deusto y que la normativa urbanística aplicaba al área deberá permitir la construcción de un edificio con 25.000 metros cuadrados de oficinas. La explicación a tanto cabo suelto hay que buscarla en el hecho de que la reparcelación de Zorrozaurre no estará lista hasta el próximo ejercicio. Según las previsiones de la caja, la construcción del inmueble comenzaría en 2009 y su inauguración no se produciría hasta cuatro años más tarde, en 2013.

La mitad que Iberdrola

La futura sede de la BBK -o de la nueva caja de ahorros vasca producto de la fusión, si ésta se consuma- tendrá aproximadamente la mitad de altura de la torre que Iberdrola construye ya en Abandoibarra, que será de 165 metros.

Algunos detalles del edificio ya están concretados. Entre ellos, que el coste de su construcción rondará los 56 millones de euros y que la ingeniería vasca Idom será la encargada de diseñar su distribución interior. La BBK no ha cerrado todavía la contratación del arquitecto que se responsabilizará responsable del diseño de la torre, aunque su presidente, Xabier de Irala, aclaró ayer que «será acorde al altísimo nivel arquitectónico de los proyectos emblemáticos de la villa».

Idom también ha sido contratada para dar contenido a otra de las piezas importantes de esta operación: el futuro de los edificios que la caja posee en el centro de la ciudad, que albergan en estos momentos servicios centrales que en el futuro se trasladarán al 'cuartel general' de Zorrozaurre. Irala tan sólo anticipó que la ingeniería deberá definir el uso más razonable para estos inmuebles y «su puesta en valor». Con ello, el máximo responsable de la entidad quiso dejar claro que no cierra ninguna de las opciones, entre las que figura su recalificación para uso residencial. «En ese caso -apuntó en clave de humor- la decisión no será de la BBK, sino del Ayuntamiento».

Impulso urbanístico

En el acto de presentación del acuerdo, el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, reconoció que la decisión ha sido fruto de «varios meses de trabajo conjunto» entre la BBK, el Consistorio y el Gobierno vasco, y se mostró muy optimista.

La decisión de la caja supone un impulso importante al proceso de revitalización de una zona muy deteriorada y que se convertirá en los próximos años en el área de expansión, tanto residencial como de servicios, de la capital vizcaína. El presidente de la BBK coincidió con la visión del alcalde y recordó que la caja, a lo largo de toda su historia, ha cambiado de sede en un proceso paralelo al desarrollo de la propia ciudad.

Por su parte, el consejero de Vivienda, Javier Madrazo, aseguró que la iniciativa encaja perfectamente con los planes urbanísticos diseñados para esa zona de la periferia de Bilbao, donde se combinará la construcción de pisos -la mitad de ellos, protegidos-, la actividad económica en el sector terciario y también las zonas de esparcimiento. Los terrenos que venderá ahora Visesa fueron adquiridos en su día por el Gobierno vasco al puerto de Bilbao.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos