Una vasca convertida al Islam impulsa un partido que pretende extender el Califato en el mundo

Dos especialistas indican que la mayoría de los conversos proceden de comunidades del norte de España

VASCO PRESS |BILBAO

Una mujer vasca que reside actualmente en Gran Bretaña y que se ha convertido al Islam es "una de las principales impulsoras" por internet del partido Hizb ut Tahrir (Partido de la Liberación Islámica) que pretende extender el Califato musulmán por todo el mundo.

Según un trabajo de investigación sobre el partido Hizb ut -Tahrir realizado por Javier Jordán, profesor de la Universidad de Granada y destacado especialista en el estudio del yihadismo, y por la profesora Sol Tarrés, de la Universidad de Huelva, "una de las principales impulsoras" de este partido a través de los foros de internet es "una mujer vasca conversa, casada y residente en Gran Bretaña, que hizo su chajada (profesión de fe) ante Nazreen Nahwaz", portavoz femenina del partido islamista en el Reino Unido.

Los dos investigadores, en el trabajo al que ha tenido acceso la agencia Vasco Press, estudian las características del Partido de la Liberación Islámica, creado en 1953, que persigue la reinstauración del califato inicialmente en todos los países musulmanes y en una segunda fase en el resto del mundo. Se trata de una formación que rechaza abiertamente la democracia occidental, que mantiene actitudes ambiguas ante el terrorismo yihadista y que ha promovido levantamientos armados en Uzbekistan y Kyrgizistan. El partido Hizb ut Tahrir (HuT) está prohibido en la mayoría de los países de Oriente Medio y el Norte de Africa, en Pakistán, Turquía y en países europeos como Suecia, Alemania y Rusia.

Los profesores Jordán y Tarrés indican en su informe que el partido HuT comenzó a introducirse en España durante los años 2004 y 2005, aunque su presencia se incrementó a partir de febrero de 2006 coincidiendo con la crisis de las caricaturas de Mahoma. Los activistas de HuT en España son, por un lado, musulmanes procedentes de Oriente Medio y el Magreb que se concentran en Cataluña y, de manera especial, en Barcelona. En segundo lugar, Hizb ut Tahrir se nutre de españoles conversos, entre quienes mencionan el caso de la mujer vasca residente en Gran Bretaña.

Los dos investigadores dibujan el perfil de los conversos indicando que, en su mayoría, suelen residir o proceder de las autonomías situadas el Norte de España: "Se trata de personas con un nivel de instrucción medio, medio-alto, con cualificación profesional y con un elevado conocimiento del Islam, así como con una práctica rigurosa del mismo".

"En tanto que se presenta como un grupo musulmán que trabaja 'contra el sistema político actual que los medios de comunicación apoyan', HuT intenta atraer sobre todo a aquellos españoles cuya conversión puede definirse como 'anti-sistema' (que han llegado al Islam por su rechazo al sistema capital-liberalista imperante)", agregan los dos profesores universitarios en su trabajo.

Javier Jordán y Sol Tarrés advierten de las implicaciones de la extensión de este grupo en España resaltando que "no reconoce nuestro sistema político y se esfuerza porque sus seguidores tampoco lo hagan", por lo que genera problemas con vistas a la integración del Islam . También advierten que no condenan explícitamente los atentados yihadistas y que su retórica "resulta muy cercana al yihadismo".