«En el Bruesa sé que tengo un año para seguir aprendiendo»

La joven promesa azulgrana califica su cesión al equipo de Pablo Laso como «la experiencia profesional más importante de mi carrera»

Matías Nocedal, durante un entrenamiento individual. / EL CORREO/
Matías Nocedal, durante un entrenamiento individual. / EL CORREO

Para Matías Nocedal, de 17 años, la cesión al Bruesa GBC es poco menos que la hora de la verdad. Después de casi tres años de relación con el TAU al fin encuentra un destino en el que asentarse y crecer en equipo. Resignado a ser una de las grandes esperanzas del baloncesto argentino y futura estrella en el Baskonia, el jugador porteño opta por no quemar etapas. «En el Bruesa sé que tengo un año para seguir aprendiendo», afirma.

-¿Más tranquilo al saber ya su nuevo destino?

-Sí. Creo que en el Bruesa voy a tener la experiencia profesional más importante de mi carrera. El año pasado jugué con el filial del Baskonia y en el circuito sub '20 de la ACB (con el Autocid Burgos). Necesitaba continuidad y la voy a tener en el Bruesa.

-Parte como tercer base en el plantel donostiarra. ¿Listo para el reto?

-Creo que sí. Es cierto que hay dos jugadores por delante de mí, pero estoy dispuesto a trabajar. Creo que es un buen acuerdo para todos dada la buena relación entre los dos clubes y el hecho de que Pablo Laso esté entrenando allí. He hablado con él y me ha dejado claro lo que quiere y su idea de baloncesto.

-A Matías Nocedal se le coloca desde hace años el cartel de gran promesa del baloncesto argentino. ¿Lo lleva con resignación?

-Intento no pensar en lo que se dice de mí para seguir trabajando. Ahora, en el Bruesa sé que tengo un año para seguir aprendiendo.

-¿Qué conoce de San Sebastián?

-Soy un enamorado de la bahía de La Concha y todo su entorno. Es un lugar muy lindo. Siempre que tenía un domingo libre 'acá', en Vitoria, me iba allá a la playa y a pasear por la ciudad.

-¿Y el proyecto del Bruesa GBC?

-Es un club que se está organizando bien, con la misma estructura de trabajo que tuvo el año pasado en la ACB. Esto es bueno. Ahora es imposible adelantar nada, pero ojalá todo marche bien y logremos el ascenso.

-Deberá acoplarse a un baloncesto diferente.

-Muchas cosas van a ser distintas para mí respecto al juego al que estaba acostumbrado en Argentina. Pero ya llevo un tiempo observando el baloncesto de 'acá' y tampoco es tanta la diferencia.

-¿Le pone fecha al salto al primer equipo del TAU?

-No lo sé (risas). Esto se verá o no más adelante. Ahora, mi cabeza está centrada en el Bruesa.

-¿Cada vez es más difícil para un jugador joven hacerse un hueco en el Baskonia?

-El TAU es un club que ha crecido mucho estos últimos años. Es un grande y es lógico que sea complicado. No creo que lo tenga más o menos difícil que otros.

Sin olvidar los estudios

-En Argentina, las renuncias al combinado nacional son un tema candente. ¿Cómo lo ve?

-Son cosas que pasan y no hay que darle más importancia. Además, el año que viene hay una repesca para las Olimpiadas. Si Argentina no se clasifica este verano en Las Vegas, tampoco va a ser la muerte de nadie.

-A todo joven se le recomienda no olvidar los estudios. ¿Cómo lleva eso de hincar los codos?

-Los estudios ya los terminé en Argentina, pero tengo ganas de seguir. Quiero mejorar mi inglés y también me gustaría compaginar alguna carrera universitaria.

-¿Y por qué rama se decanta?

-Me inclinó un poco por el lado de las finanzas y la economía.