Calentando motores

Hasta ocho baskonistas afinan la puesta a punto con sus respectivas selecciones nacionales para el Europeo o el Preolímpico

D. GONZÁLEZ D.GONZALEZ@DIARIO-ELCORREO.COM
Prigioni marca jugada en un choque del TAU. / EL CORREO/
Prigioni marca jugada en un choque del TAU. / EL CORREO

La 'marca Baskonia' se expande estos días por varios continentes. Desde América a Asia pasando por Europa. Esto es posible gracias a sus ocho internacionales, quienes afinan con sus respectivas selecciones nacionales la puesta a punto para los dos grandes acontecimientos deportivos de este verano, desde el punto de vista baloncestístico claro está; el Europeo de España y el Preolímpico de Las Vegas.

De hecho, resulta bastante más sencillo enumerar los azulgranas con contrato ausentes de estas citas que aquellos con billete adquirido. Los abonados al televisor serán Sergi Vidal, Igor Rakocevic -una de las once grandes renuncias en el combinado serbio- y Will McDonald. El resto, con mayor o menor seguridad, defenderá los colores de su país.

Pablo Prigioni, por arrancar con los bases, se incorporó hace unos días al combinado albiceleste. Esta madrugada participó en el primer ensayo serio para el Preolímpico, que tuvo lugar en Bahía Blanca. Su rival fue Uruguay. Argentina, a pesar de sonadas ausencias como Ginobili u Oberto, intentará hacerse con una plaza para Pekín'08. Hoy mismo se incorporará a esta concentración Matías Sandes. El joven alero sin embargo tiene complicado colarse en la lista definitiva.

Otro que busca plaza directa a las Olimpiadas es el Brasil de Tiago Splitter, recién incorporado a su concentración. Su seleccionador, Lula Ferreira, recalcó ayer que Tiago es «un fijo» en sus planteamientos.Y eso que considera su abanico de pívots como uno «los más fuertes del mundo», dado que también cuenta con los NBA Nené y Varejao.

Planinic, el gran nombre propio de una Croacia agujereada por los abandonos, debutó también anoche en un torneo amistoso, donde se medirá a la Turquía de Peker y Erdogan. Caústico, el propio mago de Mostar ha tirado de un malévolo sentido del humor a la hora de situar las opciones de su equipo en el Campeonato de Europa. «Está claro que no hemos levantado muchas expectativas, no hay más que mirar el número de periodistas desplazados a nuestra concentración».

Serkan Erdogan, cuya continuidad en Vitoria no está nada clara, avanza renqueante. Como su selección. Turquía ha salido del Torneo de Bormio, en Italia, con dos severos coscorrones como único botín. El último, ante Australia. En esa prueba, el escolta se quedó en cuatro puntos. Su compañero Kaya Peker, otro con posible fecha de caducidad en el Buesa Arena, trazó una línea similar; dos tantos.

La sensación que desprende Mirza Teletovic es opuesta. El ala-pívot, cuarto de la rotación interior en el TAU, acapara balones y culmina sistemas en la formación bosnia, que buscará puesto para el Europeo en el torneo de Mahón.

«Es una pieza clave»

«Es una de nuestras piezas claves», le piropea su técnico, el ex jugador Nenad Markovic. Y, por ahora, el pupilo le ha respondido con juego. En el último amistoso, triunfo sobre la selección universitaria turca, el azulgrana elevó su anotación hasta los quince puntos.

Repasada la situación de siete de los ocho baskonistas en ruta, queda Goran Dragic, a quien se localiza en la ciudad china de Macao. Allí se disputa la Copa Stankovic y el prometedor talento esloveno trata de convencer a su seleccionador de que tiene nivel suficiente para estar entre los doce elegidos.

A tenor de sus números podría conseguirlo y pasar el corte para el Europeo. Saliendo del banquillo como recambio del experimentado Capin ha firmado buenos números y ha movido con tino a su equipo, que hoy se jugará el título ante Angola. Ambos amasan tres victorias y una solitaria derrota.