París corona a Contador como ganador del Tour de Francia

A sus 24 años, se convierte en el quinto español que gana el la ronda gala, en una edición manchada por el dopaje de Rasmussen y Vinokourov

REDACCIÓN |MADRID
París corona a Contador como ganador del Tour de Francia

El gran día llegó para Alberto Contador. El ciclista madrileño ha pasado a formar parte de la lista de elegidos que han ganado el Tour. A sus 24 años, se ha convertido en el quinto español que logra imponerse en la prueba francesa, en una edición que ha quedado marcada y manchada por los casos de dopaje de Rasmussen y Vinokourov. Sin embargo, el corredor del Discovey Channel se ha ganado el respeto de todos con una actuación fantástica en la que ha destacado su ciclismo de ataque, que le han convertido en el principal animador de las etapas de montaña.

Contador salió airoso el sábado del último escollo que se le planteaba antes de disfrutar de un paseo triunfal por los Campos Elíseos. El maillot amarillo tuvo que luchar hasta el último metro para defender su puesto en la contrarreloj de Angulema, ante el acoso del australiano Cadel Evans y del estadounidense Levi Leipheimer, que venció en la etapa. Al final, le sobraron 23 segundos, suficientes para coronarse como campeón, del minuto y cincuenta segundos con los que llegaba sobre Evans al penúltimo día. Su compañero de equipo se quedó con la tercera plaza en el podio, a 31 segundos.

Es la tercera diferencia más corta con la que se gana el Tour. Por delante, siguen asombrando los escasos 8 segundos que le sacó Greg Lemond a Laurent Fignon en 1989, en una etapa contrarreloj que cerraba la carrera en los Campos Elíseos y donde el francés perdió la carrera tras llegar de amarillo al último día. Después, están los 22 segundos que separaron al ganador Koblet de Geminiani, en el lejano 1951.

El pupilo Johan Bruyneel se ha convertido en el el quinto corredor español que gana el Tour, a la espera de la decisión de los dirigentes de la carrera, que deberían dar como ganador del año pasado a Óscar Pereiro después del positivo de Landis. En total, nueve victorias españolas. Contador sucede a los nombres míticos de Federico Martín Bahamontes, Luis Ocaña, Perico Delgado y Miguel Induráin.

Como premio añadido también se lleva el maillot blanco, el que venía a buscar en un principio. Es el tercer corredor que une los dos colores, después de Laurent Fignon en 1983 y Jan Ullrich en 1997.

La lacra del dopaje

Para tocar la gloria, Alberto Contador ha tenido que superar tres semanas repletas de pruebas y zancadillas, sobre todo en los últimos días. Ayer, tuvo que defender su limpieza y salir al paso de las acusaciones de dopaje que le lanzó la prensa internacional. "Vivimos un ciclismo loco en el que el que está más alto es más sospechoso. Por suerte soy muy sospechoso, porque eso significa que estoy primero del Tour", contestó con contundencia el madrileño.

Antes, había heredado el maillot amarillo de Michael Rasmussen, que lideró la prueba durante once días, hasta que su equipo le forzó a abandonar la carrera tras ganar la etapa reina en el Col del Aubisque, en la que prácticamente se había asegurado el triunfo final.

Rabobank acusó al danés de incumplir las reglas de régimen interno. Rasmussen, de 33 años y ganador de dos etapas en la presente edición, había estado en el centro de sospechas de dopaje después de que se revelara que eludió dos controles antidopaje por sorpresa en los días previos al inicio de la ronda gala. Esta negativa llevó a la Federación Danesa a excluirle tanto de los próximos mundiales de Stuttgart como de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

El gran favorito al triunfo final para los especialistas ya se había estrellado contra el suelo antes que el danés. Alexandre Vinokourov, descartado para ganar la general después de una caída en los primeros días, se había convertido en el gran animador de la carrera con la victoria en la primera contrarreloj y con sus valientes ataques cuando la carretera se empinaba. Sin embargo, sus logros escondían la trampa.

El kazajo dio positivo por una transfusión de sangre homóloga durante la decimotercera etapa, la de la contrarreloj de Albi. La revelación de su positivo provocó su expulsión y la de todo el equipo Astana, que había participado en el Tour gracias a una invitación de los organizadores. El contra-análisis practicado a la muestra B de Vinokurov, conocido ayer, dio también positivo.

Un tercer caso, el del dopaje con nandrolona de Cristian Moreni, supuso la expulsión también del Cofidis.

Estos tres casos han levantado de nuevo las alarmas y el ciclismo ha quedado herido. Sólo actuaciones como la de Contador en este Tour ayudan a curarlo.

Fotos

Vídeos