«Tenía ganas de volver al Tour, de ser otra vez protagonista», dijo tras quedar segundo en Tignes

Entrevista publicada el pasado 16 de julio, un día después de la etapa

EL CORREO DIGITAL |BILBAO
El ciclista, en pleno esfuerzo. / Archivo/
El ciclista, en pleno esfuerzo. / Archivo

El pasado 15 de julio el ciclista vasco quedó segundo en Tignes y mostraba su alegría en una entrevista realizada por Jesús Gómez Peña, enviado especial de EL CORREO al Tour de Francia:

-Tras tres retiradas precipitadas en los últimos Tours, ayer regresó.

-Tenía muchas ganas de volver al Tour y ser protagonista. Me he sentido bien. En uno de mis buenos días. Lo único que me ha sobrado es que Rasmussen ha dado una de sus exhibiciones.

-¿Qué supone este regreso?

-Mucho. El año pasado vine bien. Había ganado la etapa reina del Dauphiné y llegué con fuerzas, pero me puse enfermo. Sé que hubo gente que no lo creyó, que pensó que otra vez huía de la carrera. Pero era verdad.

-Ya es tercero en la general, por delante de todos los favoritos, ¿cambia eso su intención inicial de buscar sólo etapas?

-Prefiero ir día a día. Quedan todavía muchos kilómetros contra el reloj, que me perjudican. Aún resta mucho Tour. Los que hoy hemos estado bien, podemos fallar. Y al revés. Es pronto para decir que voy a ir a por la general. De momento, quiero estar ahí y seguir buscando una etapa.

-Pero cuando ha arrancado sabía que ya no podría atrapar a Rasmussen. ¿Busca la general?

-Sí, sí lo sabía. Estaba delante, me veía bien. Yo soy un corredor que da la cara. Me notaba recuperado. Y he salido a recortar segundos. También es importante ser segundo en una etapa como ésta.

-Su asignatura pendiente es la regularidad.

-Sí. Y sé que en este Tour tendré días peores. Lo importante es que he vuelvo a sentirme como era. Para mí es una felicidad enorme.

-¿Se siente ahora reforzado?

-Desde luego. Salgo de esta etapa con la moral muy alta. Estaba convencido de mis posibilidades, pero siempre te queda la duda. Hoy lo he comprobado. El triunfo de etapa del Giro fue muy importante.

-Y aún queda Tour: Mañana el Galibier y luego todos los Pirineos.

-Pero quiero ser prudente. En este Tour no hay un candidato seguro a la victoria.

-¿Cómo ha visto a sus compañeros de fuga?

-Moreau está muy fuerte. Es un corredor de ataque. Será un rival muy duro.

-¿Y Valverde?

-Creo que tiene equipo como para haber trabajado algo más. Igual luego hay que lamentarse del tiempo que ha cogido Rasmussen. Me ha parecido que no quería desgastarse. Pero sabemos que siempre estará ahí. Como Contador. Le he visto muy "fácil".

-Es una edición muy abierta. ¿Cuál es su pronóstico?

-Es un Tour raro. Habrá muchos fallos. Muchos tendrán días malos. Tendremos, quizá. Todos pensábamos en Vinokourov y Kloden, pero la suerte también cuenta. Será emocionante, espectacular.

Fotos

Vídeos