Pedales de oro

El Club Ciclista Valle de Trápaga celebra su 50 aniversario con históricos logros deportivos y la ambición por bandera

TXEMI ALONSO

El Club Valle de Trápaga fue uno de los pioneros del ciclismo nacional. Su larga trayectoria deportiva ha estado jalonada por grandes éxitos. Le cabe el prurito de ser el primer club de España en tener todos los títulos posibles en las categorías inferiores. Este año celebra su 50 aniversario, un momento para reflexionar sobre los resultados cosechados y pensar en el futuro. Han cambiado muchas cosas, han pasado varias generaciones, pero la entidad trabaja hoy con la misma ilusión de siempre.

En 1957 surgió el club presidido por José Sánchez. Dos años después le tomó el relevo Eusebio González, 'Hierro I', artífice de la evolución del club. Hoy es su hijo Jesús, 'Hierro II', quien preside la entidad. Por detrás llega la tercera generación, Josu 'Hierro III', uno de los actuales directores deportivos. Toda una familia dedicada al mundo del pedal como corredores, mecánicos, directores técnicos y directivos. En torno a ellos ha girado el club que, según valora su presidente, «ha seguido un buen camino. Tenemos una sociedad bien organizada, contamos con más de 500 socios, un local propio y un patrocinador consolidado», indica 'Hierro II'.

Por la sede del club, en la que está expresamente «prohibido hablar de religión y política», han pasado muchos directivos y un sinfín de corredores. La lista sería interminable, pero en la mente de todos los aficionados figuran los campeones de España de veteranos Blanco, Codina y el propio Hierro I. Otros como Uribezubia, Otegi, Martoreli, Sáez, Bilbao, Santamarina, Momeñe, Bernárdez, Incera, Muruaga o Luján escribieron páginas brillantes en la historia del club.

La época moderna

En 1979 el club vivió uno de sus momentos más brillantes. Iñaki Bijandi se proclamaba campeón mundial junior de ciclocross tras ganar también los títulos de Euskadi y España. Con él se abrió la época moderna, en la que también destacaron Otaola, Eulalio García o Betanzos. Juan Tomás Martínez, Santiago Portillo y Alfredo Irusta forman el último trío de campeones surgidos de la entidad, mientras que en su cantera se formó el baracaldés David López, hoy profesional del Illes Balears.

La entidad siempre ha estado avalada por buenos patrocinadores, lo que le permitió codearse con los mejores del pelotón. Por su maillot verdiblanco han pasado Espumosos Gorbea, Beyena, Anaconda, Jumar y Autonervión Renault, su fiel sponsor durante las dos últimas décadas. Parte de su trabajo también ha ido encaminado a las labores organizativas. Desde su fundación se propuso extender el ciclismo por toda la zona minero-fabril y, además de en Trapagaran, Santurtzi, Galdames o Sopuerta cuentan con su colaboración.

Sin duda uno de los hitos más importantes de su historia más reciente ha sido la consecución de un velódromo para el pueblo. «Ha costado mucho, pero ya está dando sus frutos», afirma el presidente. El club mira al futuro con optimismo. No quiere que la maquinaria se pare, y menos ahora que el ciclismo es zarandeado por todas partes. «Nuestra ilusión sería hacer un buen equipo de aficionados para la zona minero-fabril, para que los chavales que salen de juveniles tengan continuidad Es una meta que nos hemos marcado y se llegará a hacer», concluye 'Hierro II'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos