La esquela de la prueba

J. G. P.

La portada del diario 'France Soir' era una esquela. A toda página. En blanco y negro. Y decía así: «M. Desgrange, padre. Garin y Cornet, hijos. Bobet, Anquetil, Merckx, Hinault, Lemond, Fignon e Induráin, nietos. Tienen el dolor de comunicarles la muerte del Tour de Francia. Registrada el 25 de julio de 2007, en Orthez, a la edad de 104 años, tras una larga enfermedad. Sus exequias serán celebradas en la intimidad». Tierra sobre el final de la 'Grande Boucle'. Dentro titulaba: «El Tour, en muerte clínica». Daba voz a Legeay, director del Credit Agricole: «Hay que sancionar a perpetuidad». Hablaba de eternidad, claro. Y le dedicaba un artículo a Ferrari, supuesto médico de Rasmussen: 'Ferrari, señor dopaje'.

'L'Equipe', el único que captó la imagen de Rasmussen abandonando su hotel, prefirió optar por la esperanza: «Una oportunidad para el Tour». Trata de defender su carrera. Los dos tienen el mismo dueño, la sociedad ASO. En su tercera página, el diario cargaba contra el presidente de la UCI, Pat McQuaid: «Sabiendo que Rasmussen había recibido dos amonestaciones de la UCI y otras dos de la Federación danesa, podría haber presionado al Rabobank para que el danés no saliese en el Tour». El Tour culpa a la UCI. Guerra y funeral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos