El PSE cierra un pacto con EB en Sestao que le condena a gobernar en minoría

El alcalde negociará con el resto de partidos hasta agotar «todas las posibilidades»

ARANTZA ALONSO
DISTENSIÓN. El alcalde y la portavoz de EB conversaban después del pleno municipal. / JORDY ALEMANY/
DISTENSIÓN. El alcalde y la portavoz de EB conversaban después del pleno municipal. / JORDY ALEMANY

La idea de un «gran pacto de gobierno» que promulgó José Luis Marcos Merino nada más ser proclamado alcalde no ha llegado a buen término. El PSE-EE sólo ha conseguido alcanzar un acuerdo con EB para dirigir la gestión municipal. El problema de esta unión es que los concejales de ambas formaciones no alcanzan la mayoría en el pleno y el Ejecutivo queda en manos de la oposición. Por eso, el regidor anunció ayer que continuará con las negociaciones con el resto de los partidos. «Vamos a agotar todas las posibilidades porque queremos conseguir una mayoría sólida», avanzó.

Sentar las bases de la nueva coalición no ha sido tarea sencilla. Las conversaciones se han prolongado hasta última hora. De hecho, no fue hasta finales de la semana pasada cuando el PSE-EE y EB se comprometieron a gobernar juntos durante los próximos cuatro años.

Los dos representantes de la formación que dirige Javier Madrazo se ocuparán de una concejalía cada uno. José Félix Gonzalo será el responsable de las materias de Obras y Servicios, Medio Ambiente y Planes de Regeneración, como la rehabilitación de la zona de Chávarri y el desarrollo urbanístico de los terrenos de La Punta.

Clara Zabalo hará lo propio en el área de Mujer, Igualdad y Cooperación al Desarrollo. «Potenciar la delegación de Mujer era una de nuestras prioridades», reconoció la edil, que «pronto» empezará a mantener reuniones con diferentes asociaciones de la localidad.

Tanto el partido socialista como su socio de corporación redundaron en la idea de que es necesario que todos los grupos políticos sin excepción tomen parte en los proyectos que se han diseñado para garantizar la modernización de Sestao. «Hay que hacer fuerza común», remarcó Zabalo.

El alcalde, por su parte, apostó por que «cualquier formación se involucre en la gestión municipal y pueda participar en los compromisos que se adquieran». Y es que el equipo de gobierno local es consciente de que las soluciones para los problemas del municipio deben emanar del consenso. Este planteamiento fue el que el regidor barajó en un principio como opción de gobierno. Marcos Merino abogaba por rubricar un ejecutivo de concentración con el fin de acelerar los cambios. Vecinos por Sestao también apostó por esta iniciativa, que finalmente se ha visto abocada al fracaso.

Fotos

Vídeos