La Ertzaintza atribuye la explosión que destrozó la estación de Lutxana a la kale borroka

El servicio de tren entre Bilbao y la Margen Izquierda funciona con retrasos de entre diez y quince minutos como consecuencia de la explosión

AGENCIAS BILBAO
La Ertzaintza atribuye la explosión que destrozó la estación de Lutxana a la kale borroka

La Ertzaintza ha descartado la autoría de ETA en la colocación de un artefacto esta madrugada en la estación de Lutxana de Barakaldo, que ha provocado cuantiosos daños materiales, según confirmó el Departamento de Interior.

La Policía vasca ha estado investigando si, por la magnitud de los daños, podía tratarse de algo más que un acto de kale borroka y ha buscado restos de materiales explosivos, que finalmente no han aparecido.

Por ello, la Ertzaintza atribuye este atentado a un episodio de kale borroka, ya que, además, se han encontrado restos de una garrafa que supuestamente haría contenido líquido inflamable y a la que los autores del ataque habrían prendido fuego. Estos forzaron la puerta de acceso a la instalación y colocaron en el interior del edificio el artefacto, "de fabricación casera de los que habitualmente utilizan en 'kale borroka'".

Según informaron Interior y la propia compañía ferroviaria, el artefacto dañó las máquinas autoventas, las canceladoras y las taquillas. El tejado se vino abajo y el mobiliario quedó "prácticamente destruido". La explosión rompió también las puertas y ventanas de la estación, cuyos restos saltaron hasta la vía.

En el momento de la deflagración no había nadie en el interior de la estación, por lo que no hubo que lamentar daños personales. Fuentes de la compañía no han estimado todavía el coste económico del ataque, que se estiman cuantiosos, aunque esperan contar con un informe elaborado para mañana.

Con normalidad

El servicio de trenes de Cercanías de Renfe comenzó con normalidad a las cinco de la madrugada al quedar las vías libres de cascotes. Esto no impidió, sin embargo, que hubiese retrasos a lo largo de todo el día y que no se solucionaron hasta media tarde.

Desde las seis y media de la mañana, los trenes de la línea Bilbao-Santurtzi acumularon retrasos de diez minutos, mientras que los de la línea Bilbao-Muskiz de entre 15 y 20 minutos. La segunda línea comenzó a funcionar con normalidad a primera hora de la tarde, pero la de Bilbao-Santurtzi no acabó con los retrasos hasta las seis de la tarde.

Ambas líneas son utilizadas en hora punta por alrededor de 2.000 personas y trasladan a una media de 39.000 usuarios cada día.

Este es el tercer ataque que registra la estación del barrio baracaldés de Lutxana. El pasado 12 de octubre, en plena tregua, un artefacto explosivo estalló en la puerta de la estación. La deflagración no causó heridos pero afectó a la entrada de la estación que sufrió daños en la puerta y en los cristales.

Fotos

Vídeos