Detenido un joven en Barakaldo por disparar a varias personas con una carabina desde su casa

Tenía antecedentes por la retirada de una pistola que arrojaba bolitas de plástico

EUROPA PRESS BILBAO

Un joven de 18 años fue detenido ayer en Barakaldo, acusado de ser el autor de varios delitos de lesiones con un arma peligrosa. El acusado hirió a tres personas que transitaban por la vía pública, tras realizar disparos con una carabina de aire comprimido desde la ventana de su domicilio. Un estudio balístico realizado por los técnicos especialistas de la Unidad Científica de la Ertzaintza con el balín extraído a una de las víctimas y la carabina del ahora arrestado, permitió la detención del autor de los disparos.

Según informó el Departamento vasco de Interior, las investigaciones practicadas por la Policía Autónoma se iniciaron al tener conocimiento de tres denuncias presentadas por personas que sufrieron lesiones como consecuencia del impacto de balines disparados por una carabina de aire comprimido, mientras se encontraban en la vía pública de la localidad de Barakaldo.

En la primera denuncia, una mujer de 24 años recibió en la tarde del pasado día 17 de noviembre el impacto de un balín en la espalda mientras se encontraba sentada en un banco de la Avenida de La Libertad. La víctima se trasladó al hospital para recibir atención médica.

En el segundo caso, un varón de 76 años resultó herido en la mañana del pasado día 21 de noviembre de un impacto de balín en un muslo, cuando se encontraba mirando el escaparate de una tienda ubicada en la calle Avenida de La Libertad. Según el denunciante, asoció el dolor del impacto con la detonación de un arma de aire comprimido. La víctima fue trasladada al hospital donde le fue extraído del muslo el balín que adjuntó a la denuncia y entregó a la Ertzaintza .

El tercer caso se registró en la tarde del pasado 24 de noviembre en la calle Juan de Garay. Una mujer de 31 años que había salido de su lugar de trabajo para tirar la basura recibió un impacto de balín en el pecho. La herida fue atendida en el hospital, aunque en este caso el proyectil no se alojó en el cuerpo de la víctima.

Un cuarto incidente tuvo lugar en la tarde del pasado 25 de noviembre en la misma calle Juan de Garay. Un empleado de un comercio escuchó un fuerte impacto metálico y comprobó que el escaparate de su local había sufrido el impacto de un balín.

Una pistola de bolitas de plástico

La Ertzaintza inició las investigaciones oportunas, y comprobó que todos los casos se encontraban muy próximos entre ellos, por lo que solicitaron a la Policía Local de Barakaldo las identidades de personas con autorización para el porte y utilización de carabinas de aire comprimido.

Entre los datos aportados, la Ertzaintza observó que un joven llamado A.A.S. de 18 años, había solicitado un permiso para una carabina de aire comprimido con mira telescópica, negándole la Policía Local el pertinente permiso, ya que tenía antecedentes por la retirada de una pistola que arrojaba bolitas de plástico. Los agentes comprobaron que este joven tenía acceso visual a los lugares de los impactos de balines denunciados desde una de las ventanas de su domicilio, en la calle Avenida de La Libertad.

Por todo lo expuesto, los agentes solicitaron a A.A.S., la entrega del arma de aire comprimido para realizar un estudio balístico entre el balín de plomo extraído a una de las víctimas y la carabina propiedad del sospechoso. La carabina de marca GAMO, modelo 610 fue remitida a la Unidad de Policía Científica de la Ertzaintza para su estudio.

El informe pericial realizado por los técnicos especialistas del Departamento de Balística y Criminalidad de la citada unidad confirmó que el balín extraído a la víctima había sido disparado por la carabina incautada.