Salgado vuelve mañana a los entrenamientos con el grupo

El capitán del Lagun Aro Bilbao asegura que no tiene "ningún hematoma interno ni ningún derrame tras su operación de apendicitis

EFE BILBAO
Salgado vuelve mañana a los entrenamientos con el grupo

El capitán del Lagun Aro Bilbao, Javi Salgado, operado de apendicitis el pasado 23 de diciembre, ha empezado ya a entrenarse de nuevo y espera reincorporarse mañana jueves al trabajo con el resto de la plantilla del equipo. El jugador ha adelantado, en una entrevista difundida a través de la página web de la entidad rojilla, que tiene "ganas de volver lo antes posible" junto a sus compañeros, ya que se ve prácticamente restablecido, aunque todavía no para jugar.

"No me han encontrado ningún hematoma interno ni ningún derrame. Ahora es cuestión de ver cómo respondo al esfuerzo intenso", apuntó el base bilbaíno, quien espera poder empezar a completar sesiones de entrenamiento con sus compañeros a partir de mañana. "Estoy cargando un poco físicamente para poner el cuerpo a tono y entrenar con el equipo cuanto antes. Las sensaciones son buenas, pero hay que ir poco a poco, porque he perdido muchos kilos", continuó.

Además de mantenerle las Navidades ingresado en el hospital de Cruces, el paso por el quirófano obligó a Salgado a perderse sus primeros partidos con el club desde que, en 2001, se incorporase a su plantilla.

Así, el base siguió las evoluciones de su equipo ante el Akasvayu por televisión, mientras que en el 'choque del récord' de público ante el TAU se tuvo que conformar con apoyar a sus compañeros desde el banquillo. "Me sentí muy raro, un poco triste e impotente porque piensas que podrías haber hecho algo por ayudarles", reconoció.

A pesar de que el Lagun Aro cedió en ambos duelos, Salgado vio "bien" a su equipo. "Estamos peleando en todos los partidos y tanto ante el Akasvayu como, sobre todo, ante el TAU tuvimos opciones y pudimos haber ganado", destacó. "El único problema que arrastramos es que en determinadas ocasiones nos atascamos en ataque, lo que quizás haga que dejemos de defender tan fuerte y permitimos que conjuntos tan potentes como el alavés adquieren ventajas que son difíciles de contrarrestar", analizó el base, quien espera que el equipo "siga así". "Si peleas muchos partidos, al final alguno acaba cayendo en tu saco", apuntó.