Los bomberos continúan con la difícil tarea de recuperar el cadáver de Diego Armando Estacio

El cuerpo de la segunda víctima mortal del atentado de ETA en Barajas se encuentra atrapado por un amasijo de hierros de su coche

EUROPA PRESS MADRID
Los bomberos continúan con la difícil tarea de recuperar el cadáver de Diego Armando Estacio

Los bomberos de Madrid están "a medio camino" de poder recuperar de su vehículo los restos mortales del segundo ecuatoriano desaparecido en Barajas tras el atentado de ETA, Diego Armando Estacio, según un portavoz de Emergencias Madrid. Desde las 2 horas de la madrugada los bomberos trabajan minuciosamente para liberar el cuerpo del amasijo de hierros y de los escombros donde se encuentra atrapado.

El director de Emergencias y Protección Civil del Ayuntamiento de Madrid, Alfonso del Álamo, ha confirmado esta madrugada que el cuerpo sin vida de Diego Armando Estacio, que permanecía desaparecido desde el atentado del pasado sábado, se encuentra en el interior del vehículo localizado en la tarde de ayer en el aparcamiento de la Terminal 4 del aeropuerto de Madrid-Barajas. De este modo, se convierte en la segunda víctima mortal de la organización terrorista, tras su compatriota Carlos Alonso Palate, desde el 30 de mayo de 2003, día en el que fueron asesinados en Sangüesa (Navarra) los policías nacionales Julián Embid y Bonifacio Martín.

Del Álamo precisó que se ha podido apreciar parte de un brazo, concretamente "una manga", en el interior del vehículo, aunque matizó que la visibilidad es escasa por la "mala calidad" de las imágenes. "El conjunto de los técnicos que estaban abajo han coincidido, y personalmente también coincido, en que esa imagen que se veía era la parte inferior de un brazo de una persona", concretó.

El turismo, un Renault Clio, fue localizado a las 20.35 horas en la localización que ayer facilitó su novia, Verónica Arequipa, de 21 años, la plaza 616 de la primera planta del aparcamiento, en una situación "muy compleja", según Alfonso del Alamo, sepultado bajo tres forjados y diversos coches. "Han sido cinco horas de trabajos para acceder al vehículo. El capó se había plegado dando forma a una especia de jaula que dividía el coche en dos partes y, por lo que se veía, en la plaza del conductor no había nadie y no se ha alcanzado a visualizar la plaza del copiloto. Fue ahí cuando se utilizó la fibra óptica y cuando se daba por imposible se vio una manga y lo que sería la parte inferior del antebrazo. Fue ahí cuando se tuvo la certeza de que el cuerpo de Diego Armando estaba dentro", relató.

El director de Emergencias y Protección Civil del Ayuntamiento de Madrid insistió en la dificultad de los trabajos debido a la poca capacidad de maniobra, lo que complicó las tareas para determinar si el cuerpo se encontraba en su interior. No obstante, la matrícula del mismo permitió determinar con seguridad que se trataba del mismo en el que Estacio se encontraba durmiendo en el momento del atentado. Además, la falta de visibilidad obligó a los equipos de rescate a utilizar distintos tipos de cámaras para visionar el interior del vehículo, desde una convencional, pasando por una microcámara, hasta una cámara endoscópica, de tamaño mínimo y que permite una mayor maniobrabilidad.

El turismo ha sido encontrado en la localización que ayer facilitó su novia, Verónica Arequipa, de 21 años. La chica, que hasta ahora había mantenido que el coche en el que dormía su novio en el momento del atentado se encontraba estacionado en la segunda planta del aparcamiento, modificó su versión al ver unas fotografías del lugar de la explosión y aseguró que el vehículo estaba en la plaza 616 de la primera, según informó el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Vida truncada

Diego Armando Estacio Civizapa, de 19 años y natural de la ciudad costera de Machala, acudió el pasado junto a su novia, Verónica Arequipa, al aeropuerto a recoger a la madre de la joven. Mientras ella accedió a la terminal del aeropuerto, su novio decidió quedarse en el parking del aeropuerto para dormir un rato en el interior de su coche.

Hasta hacía unos meses Diego Armando vivía con su padre, Winston Estacio, quien lleva cuatro años residiendo en España, en un piso alquilado en la localidad madrileña de Alcorcón. Gracias a su trabajo en la construcción, logró conseguir el dinero necesario para irse a vivir con su novia a Madrid. La última vez que Winston vio a su hijo fue el día de Navidad, ya que comieron todos juntos para celebrarlo. Además tenían pensado pasar también la Nochevieja juntos, e incluso esperar hasta las seis de la madrugada para celebrar la llegada del Año Nuevo a Ecuador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos